Si quieres poner orden en tu vida, tira cosas


Ordenar, y ordenarse, tiene sus secretos y misterios, a la par sencillos que difíciles de practicar. Para poner orden es necesario tirar cosas. Lo tengo cada día más claro. Tirar en ocasiones a la basura, despojarse radicalmente de ellas, haciendo que desaparezcan de nuestro mundo por completo. La basura es un lugar maravilloso para ello. E igual que encontramos diferentes contenedores para reciclar, también deberíamos cultivar en nosotros diferentes experiencias de “despojamiento”. Unas más poderosas que otras, unas más adecuadas que otras. Hablo metafóricamente. Aunque espero que te hayas dado cuenta, al menos una vez en la vida, que no podrás pasar el paño contra el polvo en una mesa atiborrada de papeles y de cosas, ni podrás colocar los libros de tu estantería cuando ésta está desborada, ni podrás barrer si por la habitación hay ropa arrojada como si fuera inservible, ni podrás fregar los cacharros de la comida y de la cena sin hacer un pequeño hueco. Si algo no es necesario, para qué cargar con ello eternamente. Qué manía nos ha entrado a los seres humanos con acumular y acumular lo inútil hoy pensando que será imprescindible mañana. Más aún cuando sabemos que “algo” daña nuestro entorno, que no le pega al conjunto. Todo eso, ¡fuera!

Por otro lado, lo de “tirar cosas” hay que tenerlo claro. Por favor, no tires personas, tampoco nada personal, que te refiera a otros. Las personas no se tiran. Recuerda que este verbo aplicado a hombres y mujeres constituye un delito, sin metáforas, una forma de señalar la muerte. Si acaso, como mucho, escóndelas durante un tiempo, arrincónalas, guárdalas en la agenda como poco, en las fotografías, en los recuerdos. Pero las personas, insisto, no se tiran. No se pone orden personal negando la existencia de nadie, ni negando la existencia a alguien.  Insisto, como me gusta señalar y repetir en cada post, porque esto es lo fundamental: las personas no se tiran, no se usan, no se administran al modo como se gestiona el resto de la creación. Poner orden es aceptar este principio fundamental, y por tanto llegar a la “limpieza” que es para mí asequible. No es ser dueño de la creación, sino colaborar con ella.

Anuncios

3 pensamientos en “Si quieres poner orden en tu vida, tira cosas

  1. Qué buen artículo!Al leerlo mi mente se fue solita a tantos chicos y jóvenes (y no tanto) que se ven por estos lados “vagando” por las calles,mendigando algunos,otros sin tener al parecer ya ninguna esperanza de nada,como si hubieran sido echados de sus hogares,si es que alguna vez tuvieron uno, o simplemente no saben qué es eso de tener un hogar…o de la vida misma…
    Y también pensaba en cuántos abuelos son echados a los geriátricos,donde los depositan como si fueran trastos viejos que ya no sirven para nada y bueno, son material descartable y como no se pueden dejar en la calle porque no queda bien, llevémoslos ahí…y los pobres ancianos van apagándose de tristeza por el olvido de sus familiares. Ellos les dieron todo y ¿qué reciben como respuesta? El olvido cruel. Ahí sí me quedo con la cultura oriental que le da a los ancianos el lugar que les corresponde. Ellos son los depositarios de la sabiduría, ¡tantos consejos pueden darnos aún! Y, suponiendo que siempre repiten lo mismo porque es lo lógico de la edad avanzada, practiquemos la caridad con ellos. ¡Qué sabemos cómo vamos a estar nosotros si llegamos a su edad! No, las personas no se tiran, no somos descartables, somos únicas e irrepetibles. De qué vale llorar luego cuando parten a la Casa del Padre si no hicimos nada cuando los tuvimos acá abajo y ese era el momento para amarlos en los hechos, no de la boca para afuera. Me extendí más en los abuelos porque de los chicos todo el mundo se conmueve pero de los ancianos, desgraciadamente, es como que lo normal es que a cierta edad ya molestan y entonces ¡fuera! Ya ni las casas ni departamentos están diseñados para albergar a TODA la familia, y recalco la palabra toda porque se supone que los padres, llegada la ancianidad y más si son viudos deben ser cuidados y albergados en la casa de sus hijos, a nos ser que haya algún motivo serio que lo impida.Al menos ese es mi punto de vista. Es triste pero así es la sociedad actual.

  2. Pingback: Tira cosas, para poner orden | Preguntarse y buscar

  3. Cuantas ocasiones dejamos en nuestras vidas, aquellas personas que nos dejaron una mala experiencia, una actitud penosa, un acto que duele; poner orden en nuestra vida no es facil, a veces nos apegamos a cosas materiales y no damos paso a nuevas cosas.
    Asi nos pasa muchas veces con las personas que conocemos a lo largo de nuestra vida, es hermoso tu pensamiento ya que nos invitas a sacar de nuestro corazon, aquello que no nos es util y abrir un espacio para nuevas personas, nuevas experiencias y vivencias que nos lleven a humanisar nuestros actos y tener por guia a mi Señor Jesùs..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s