Y tú, ¿qué haces aquí?


Pintar, lo que es pintar propiamente, no pinto nada. La verdad. Hace años que abandoné los lienzos, que me acompañaron en la infancia. Ahora bien, pintar metafóricamente hablando, en ocasiones parece que tampoco mucho. Yo mismo me lo pregunto con frecuencia, intentando ser lo más sincero posible. Si todo marcha estupendamente en el mundo, si todo seguirá su curso, ¿qué pintamos aquí entre tantas preocupaciones, afanes, y desalientos? Pero el título del post es más extraño aún. Responde a la pregunta de un amigo quien, al verme en un funeral no hace mucho, me preguntó qué estaba haciendo allí. Responde también a sorpresa, casi ingenua, de otro amigo con quien me crucé al final de una boda, de otros amigos comunes, no hace ni un mes. Los dos respondieron de la misma manera, con la extrañeza ingenua e inocente, con la sorpresa candorosa de quien es capaz de preguntarse algo más que lo que ve. Que un cura esté en un funeral o en una boda, no me resulta nada extraño. Es como si mis apreciados alumnos, de quienes tantas veces hablo, pusiesen cara de espanto o de alegría desbordante al verme cruzal el umbral del aula cada vez que me corresponde por horario. Pero no va de eso. Se trata de algo más allá de lo fijado, de lo que se sitúa al borde de lo prudente incluso, de la certeza de que nos salimos de los carriles que, vaya usted a saber quién y cómo, nos han fijado. Hay algo en el hombre que le empuja, y hay algo también en el hombre que le lleva a preguntarse qué hago aquí, qué pinto en este mundo, en qué dirección sigo avanzando.

Te invito, como siempre hago, a considerar esa pregunta como dicha por ti mismo, o dicha para ti mismo. Sin que nadie más concurse en todo esto. Con nombre y apellidos, ¿qué haces aquí? De verdad que siento que todo hombre debería sentir la sorpresa de verse rodeado en el mundo, de poder compartir camino con otros, de descubrir almas gemelas, historias cercanas, redundancias y ecos de su ser en otros latientes cotidianos. De verdad que no comprendo cómo lo extraño se vuelve en ocasiones tan normal, tan chabacano, tan vulgar, tan despreciado, siendo impresionante la capacidad para hacernos bien, como triste la de provocar mal. Vivimos, les decía hoy a mis alumnos, en sociedad sin darnos cuenta de que esto corresponde, así pienso yo, a nuestra propia naturaleza, y que vivir es siempre un regalo, como lo es la vida que encuentro más allá de mí mismo, especialmente en la grandeza de los hombres grandes, en las historias de los hombres de la historia, en el tacto y el roce con el ser de carne y hueso, en la escucha admirable de aquel a quien puedo entender o incluso de aquel a quien no comprendo.

Cuando la pregunta te la hacen otros, importa sobremanera el tono. Nunca dejó de ser determinante, ciertamente. Porque puede significar tanto el encuentro como hacer presente la distancia. En cualquier caso, si te preguntan hay algo más que distancia, hay acercamiento. Puede sonar a qué haces aquí porque no deberías estar, porque te imaginaba allí, porque ese sitio, los demás, entienden o bien que está reservado para otros, quizá mejores o peores en cualquier caso distintos a ti, o porque querían dejarlo vacío. No sé. Pueden ser por muchas razones, y pensarlas todas da dolor de cabeza. Porque haber si nos damos cuenta de lo contrario, que si encontramos a alguien aquí o allí, siempre es por algo. Independientemente de si me extraña o no, o de si es o no lo correcto. Si está, por algo será. Y si alguien no te espera, en cualquier caso, piensa que ése es su problema. Y si ni siquiera tú sabes qué haces ahí, ya tienes una tarea. Porque estar, lo que es estar, si te han hecho esa pregunta, es porque alguien te ha visto.

Anuncios

5 pensamientos en “Y tú, ¿qué haces aquí?

  1. Es que para volar, hace falta despegar, pero para vivir en la tierra hay que aprender a caminar.,.-
    Si se contestan algunas preguntas, ya no habria nada que buscar ni preguntar , y de hecho nos pasamos buscando aquello que no podemos encontrar… ( no? )

    Pero , bueno es ir x el camino, y asombrarse de … estas cosas por ejemplo.. disfrutar palabras de otros y hasta compartir pensamientos propios,

    G! paz!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s