No sabes cuánto te quiero


Me he encontrado esta frase mientras paseaba, de un sitio a otro. No era directamente para mí. Pero la robo, porque creo que los jóvenes que hablaban intensamente, y con quienes prudentemente no me he detenido, estaban diciendo una gran verdad aplicable a casi cualquier contexto. Ignorancia y amor unidas, misterio y entrega vinculadas en la misma frase, lo inmedible y lo inconmensurable junto a lo que, para ser comprensible, tiene que ser vivido. Quien no se deja amar, y esta es la cuestión, no sabe, desconoce, hasta qué punto es amado. Puede alguien entregarse por entero, hacer de todo por aquel al que ama, prestarle atención continua y estar siempre pendiente de lo que necesite, puede hacerse siervo y casi esclavo, y todo quedará en nada, pasará despercibido para quien no recibe, para quien no acoge, para quien impide el acercamiento. El amor no vence la libertad, el amor no puede imponerse. El amor, con toda su fuerza, alcanza muchos muros infranqueables y se estrella contra ellos una y otra vez mostrando la debilidad de sus arietes. El amor, no fuerza. Se puede hacer esclavo, pero no esclavizar. Se puede dar por completo, pero no pedir algo a cambio. El amor sigue siendo un misterio, al igual que su permanencia en el tiempo. ¿Por qué amar a quien no ama? ¿Cómo hemos podido llegar a esta contradicción? ¿Por qué hay amores que, a pesar de su belleza y generosidad, nos pueden hacer sufrir tanto?

Y dicho a la inversa, como expresión de alegría, también cobra sentido hondo. Podemos decir a quien nos ama que no sabemos cuánto le amamos, o reconocer en esta comunión que desconocemos el límite de su amor, porque todavía no ha llegado el tiempo en que seamos capaces de reconocer sus extremos, o vivamos todavía sospechando sus límites. Podemos agradecer de esta manera, con nuestra ignorancia, el misterio que encierra su entrega. O podemos asombrarnos, porque también el amor es extraño para el propio hombre, que hayamos sido capaces de encontrar alguien que acoja nuestro ser de semejante manera, y nos estemos perdiendo sin perder del todo, y nos estemos dando sin agotarnos, y vivamos para ese amor recibiendo vida. Y no sepamos, porque no sabemos, ¡cuánto queremos! ¡cuánto hemos avanzado! ¡cuánto nos hemos adentrado en su existencia! ¡cuánto de ligadas han quedado nuestras historias!

Anuncios

Un pensamiento en “No sabes cuánto te quiero

  1. Profunda y real reflexion .El misterio del amor nos sale al paso, toma nuestro ser, y esta condenado a existir en esa zona nublada por el misterio.Solo hay un amor diafano:el que nos otorga el Señor y aquel con el que tratamos de corresponder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s