Anunciáte, ¡gratis!


Hoy me ha llegado un correo fabuloso, con una propuesta extrañísima en los tiempos que corren. Me ofrecen espacio en una web (no haré propaganda) para colgar este blog y otros. El argumento que me ofrecen es “anunciarme gratuitamente“. Así de sencillo, sin más. Cogerán un logo que lo identifique, y lo enlazarán. Sin mayor trabajo, sin mayores implicaciones, así de cómodo y fácil en la era de la tecnología. Para los que sepan algo de esto, no hay ningún misterio escondido.

Y luego he pensado que mi vida debería ser así para el Señor. Y que la oración es decirle a Dios, muchas veces y de muchas maneras, ¡anúnciate en mi vida gratuitamente! Como una especie de palabra repetida: “¡Señor, anúnciate, muéstrate a los hombres!” Yo tengo el placer de conocer la calidad del producto, no tengo ningún reparo en “ser utilizado”. El producto se llama “Evangelio”. Pero Dios nunca usa, siempre pregunta, siempre invita, siempre sugiere. No deja, de ningún modo, indiferente pero no fuerza. Quizá condicione, como también condiciona el amor, como también condiciona saber quién es mi padre y mi madre y mis hermanos.

Y que vivir cristianamente sería mostrar esta capacidad que el Espíritu tiene para enlazarnos con el Señor, y que viéndonos le puedan ver a él, y que si alguien hace “clic” en mis clases, en mis obras, en mis tiempos, en mis reuniones, en mis relaciones, dé con el mismo Dios. Y que para esto he venido al mundo, para ser anuncio, no portada, de Dios en una web en la que existen otros muchos rostros que van a parar al mismo tiempo. Y he pensado que la Iglesia es lo contrario que un macroportal que te lleva a diversas realidades, porque pinches donde pinches encontrarás lo mismo si está bien enlazado todo, y todos los cristianos independientemente de su vocación deberíamos llevar con nuestra vida a Dios. Así se simple.

Y también me he parado a pensar que todo esto lo hacemos gratis. Pero no es cierto. Recibimos mucho a cambio. No se trata, en cualquier caso, de un intercambio equitativo. Doy mucho menos de lo que recibo. De verdad, casi infinitamente. Lo que doy se queda en una minucia en comparación con lo generoso que es Dios en la historia.

Gracias de antemano a ese portal y a los que están en Twitter y siguen el blog, y a quienes les llega por email, y a quienes participan en la página de Facebook, o comparten en esta gran red algo de lo que aquí hay. Todo lo escrito aquí es de cualquiera que pase. Si pide permiso, que sepa que es por educación, no por necesidad. Y que sin conocerte, escrito para ti, y para ti, y para los tuyos también. Aunque, por favor, no te quedes en las letras. Busca detrás de ellas, bucea si es necesario, sumérgete. Están aquí para ir más allá de ellas. ¡Siempre!

Anuncios

2 pensamientos en “Anunciáte, ¡gratis!

  1. Hola Padre. Le cuento que sigo su blog, es una brisa que refresca mi alma y me acerca al Señor. Es muy especial para mi que Ud. sea escolapio, porque mi Guia y Madre Espritual era una Madre escolapia muy importante en mi vida… Aprovecho para pedirle porfavor oración por mi, para que Dios sane mis miedos y mi ansiedad, siento que tengo mucho para dar para la construccion de Su Reino pero estoy atada por las cadenas del miedo… que Dios me libere y me sane!! Amen! Marilyn

  2. Pingback: GRATIS. Anúnciate. | Preguntarse y buscar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s