¿Quién cambia tu vida?


Unos habrán leído el verbo “cambiar” de forma positiva y con esperanza, como deseando que alguien les ayude y dé soporte. Es decir, mejorar, corregir, sacar más provecho, crecer. Otros, según sus circunstancias, por el lado contrario, como si sintieran la presencia de otros en su entorno de forma amenazante, crítica, inapropiada, hiriente, manipuladora. el tercer grupo de lectores, los más sabios, no se ceñirán a ninguna de los dos extremos, como siempre pasa en este mundo complejo, de relaciones variadas. Nadie está exento, por mucho que se esfuerce, de esta contrariedad y del esfuerzo que supone la presencia de algunas personas en su vida. Tampoco podremos escondernos de aquellos que, queriéndonos y viendo “más que nosotros”, otra alternativa a la debilidad y a la rutina de nuestras caídas y errores. En algunos casos la exigencia será para mejorar su vida, en otros, ciertamente, intentarán echarla abajo. Es como en el cuentro de los tres cerditos, donde también hay, al menos, un lobo soplador y dos hermanos acogedores.

Quizá nos ayude verlo a la inversa, dando un giro nosotros mismos en todo esto, y preguntándonos si hay alguien que desearíamos que cambiara, que se convirtiera, que fuera distinto a como es, que fuera otra persona. Y también preguntarnos cuál es el alcance del cambio que deseamos; si se trata de un alejamiento, de una distancia, de algo superficial, o de algo de mayor calado, que requiere más tiempo y visión de futuro. Si hay alguien que, además de querer ver de otro modo, también nos interesa tanto como para comprometernos en su cambio, implicarnos en su vida, complicarlos la existencia. Porque una cosa es desear que otros vivan de otra manera, y otra es vernos sumidos en la espiral de su crecimiento. Y también, siguiendo con las preguntas, cómo lo haces, con qué motivaciones, y con qué esperanzas. Hacia dónde quieres llevar al otro, sabiendo que tú mismo incluso estás también en camino.

La vida, cuando la contamos “al revés”, adquiere nueva relevancia. Mi conclusión es la siguiente: nos cambian la vida, en el mejor sentido de la palabra, aquellas personas a quienes deseamos ver mejores. La bondad, por tanto, es contagiosa. La grandeza, igualmente. Nos hace más humanos, porque descubrimos nuestros límites, fronteras, barreras, dejamos la perfección descrita en los libros y nos situamos a pie de calle, rozando lo más personal, lo más bello, la más grande. Y encontranos con alguien a quien echar una mano y ayudar, al tiempo que revela nuestra precariedad y vulnerabilidad, nos sitúa en el camino de nuestro propio crecimiento. Y así, comprender de la misma manera que en nada podremos solos.

Anuncios

4 pensamientos en “¿Quién cambia tu vida?

  1. Pingback: Cambian tu vida | Preguntarse y buscar

  2. Tendria que decir :usted. Pero tengo una idea absurda:cambiar a mi hermana, un tanto alejada de la fe .Confio en Dios , yo hare algo y El el resto.(por razones de salud estoy muy atrasada, ya quiero estar al dia)

  3. Es una comunicacion antigua, para mi leer o releer es siempre nuevo.Quien cambia es el lector:tiene mas amplio panorama( gracias a las lecturas anteriores) o bien su vision ha sido conformada por experiencias, meditacion ,la vida misma.Muchasgracias , ya se quien cambia mi vida , desde la comunicacion.Dios lo bendiga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s