¿En qué has pensado últimamente?


Lanzo esta pregunta al aire, a ver dónde cae. Dando por supuestas dos cosas: la primera, que todas las personas piensan, y mucho, y lo hacen corriendo, viajando en metro, sentados en una conferencia, sentados en el sillón o solos en su habitación; pensar es un ejercicio tremendamente complicado que ejercitamos a diario; la cuestión es en qué pensamos, y con qué herramientas contamos; la segunda cosa que doy por supuesta es que toda persona está interesada en responder a esta pregunta. A mí me la acaban de hacer en Facebook, y me he quedado sorprendido.

Hasta Harry Potter en la película, con toda su magia y efectos en otro mundo paralelo, se dedica algún que otro rato a pensar. Espero que los adolescentes y jóvenes se hayan dado cuenta en esto. Y los padres que les acompañaban cuando eran niños. Y los adultos que también la vieron.

  1. Muestra si estás centrado o no, en las cosas del día a día. Se puede pensar en el futuro, en el mañana, en lo de después y en muchas otras. Pero también se puede pensar en aquello que llevamos entre manos, en el presente. O quedarse anclados en el pasado, dándole vueltas y vueltas a lo que sucedió. ¿Dónde estás realmente? Te lo dirá aquello a lo que hayas dedicado tiempo, consciente o inconscientemente. Pensar, como sentir, sale solo, en esa especie de diálogo interior con nosotros mismos.
  2. Marca el nivel de vida. No cantidad, sino calidad. Te dirá si has salido o no de la superficie, si te has anclado en algo más hondo, si te has colado por alguna rendija profunda de la existencia. Si te han forzado a crecer o te han obligado a descender en tus entrañas. O si ha sido libre, si algo te está hiriendo. Entiendo que este nivel de vida es el que hace difícil que en ocasiones algunas personas dialoguen y se entiendan, porque da la sensación de que están en mundos paralelos, para unos más conocidos que para otros.
  3. Dónde has pensado, qué lugar ha ocupado tus pensamientos en tu vida. Tengo amigos que piensan ante un cuaderno de notas, otros ante un cuaderno de dibujos, otros delante de una imagen, otros simplemente donde toca, sin guardarse ni esperar a después, ni a mañana. Creo que hay lugares que, de por sí, dan motivos para pensar, igual que si nos viésemos involucrados en determinadas circunstancias de golpe y porrazo, cubriéndonos por entero. Uno de esos lugares es el último momento del día, antes de irnos a dormir, en la cama y desconectados de todos. Otro, en interner y las redes, para no creernos cualquier cosa. Otro, pero aquí no lo tengo claro, debería ser la universidad y la escuela; espacios creados específicamente para ellos. Aunque no sé si cumplen o respetan su gran misión en el mundo. Otro, que también sé que da mucho que pensar, aunque andemos dormidos, es la calle, con otra gente, viendo sus rostros. Y otro, y con esto termino, es la iglesia misma; en la iglesia, sinceramente, debemos pensar y seguir pensando.
  4. ¿Solo, acompañado? ¿Con iguales o con diferentes? ¿Qué sucede cuando hablas con alguien de lo que vas rumiando, de lo que masticas, de lo que te preguntas? Yo elejo intentar hablar con la mayor parte, sabiendo que no escucho a todos de la misma manera, consciente de que hay quien tiene un peso más profundo en mi vida, o personas a las que “sigo” con más o menos decisión. Cuento, en esos diálogos, con el increíble valor de la diversidad, sin poder lograr que mis círculos se cierren al modo como se bloquean y candan los grupos en facebook. Esto de vivir siempre es insuperable.
  5. También me parece importante responder a otro lado de la cuestión, en qué no has pensado, a todo aquello que no queremos pensar, que queremos olvidar, que queremos que no nos afecte, que queremos retrasar con mayor o menor claridad por nuestra parte. Y qué, de todo esto, sabemos que tarde o temprano tocará afrontar, o nos pedirá dar la cara.
  6. A qué te lleva, qué haces después. Pensar por pensar… ni la filosofía. Pensar por pensar sin más… es que no sé si es posible siquiera. Quizá no podrás hacer todo, aunque en algo cambia el rumbo seguramente. Nadie piensa, sin más. Como tampoco nadie cree, sin más. Siempre nos lleva más allá de donde estábamos, y más allá de donde estaremos. Siempre pensando, siempre en camino. De los pensamientos derivan muchas acciones, para bien propio y ajeno, o para sus contrarios.
Anuncios

4 pensamientos en “¿En qué has pensado últimamente?

  1. He estado pensando en… En mi vocación al matrimonio, conocí una chica hace poco y hemos empezado a hablar de nosotros. En mi futuro cuando se hace compartido. En reactivar mi vida bloggera, y regresar del mundo de los lectores a los que publican, pero esta vez desde donde estoy, una vida activa dentro de la Iglesia. En mi conversión diaria.

  2. Sigue escribiendo P. José Fernando. Tus posts llegan a mi móvil a diario en todo momento. La mayoría, los leo. Cuando sepa qué puedes hacer, además de orar por tus lectores… así algo para mí, específico, lo mencionaré. Por ahora, gracias por la generosidad en tus palabras. Gracias, otra vez.

  3. Pienso en lo unico logico: el proximo final de mis dias, en cuanto anhelo auxilio espiritual, en el encuentro con el Padre, la forma concreta en la que dejare este mundo, en lo mucho que deje de hacer…en fin , son muchas cavilaciones, que concluyen en el examen de como he vivido el amor y la mision que Dios me encomendo.Gracias por su compañia.Dios le bendiga. p

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s