El amor abre los ojos


Al que dijo que el amor es ciego o cegaba, habría que… quererlo un poco más. Pobre hombre, o pobre mujer, de tan pobre intelectiva e ingenuidad tan espantosa. Esto lo dijo en los tiempos en los que las cosas se RT por azar y sin pensar, no como ahora, que hemos aprendido a ser selectivos y filtrar bien los contenidos.

El amor, si acaso, podemos decir que nos vuelve tontos para las cosas que teníamos entre manos antes de descubrirlo, precisamente porque no amábamos o no nos sentíamos amados; el amor nos vuelve tontos porque abre los ojos de verdad a la vida, y nos cuenta por qué merece la pena dar y entregarse a sí mismo. Seguramente el de la ridícula frase famosa era un filósofo apostado en su trinchera de libros. Quien no ama nada ni a nadie en este mundo, no sabe de qué estoy hablando; como tampoco amará nada, y que no me venga con monsergas, que no sea de este mundo de aquí abajo, tan vulgar y cotidiano, tan simple y llano. Quien ama, supongo, que se habrá dado cuenta de que digo la verdad, estoy en lo cierto, y no miento en esto.

El amor nos dice más verdad de la que podemos alcanzar, y la cuenta poco a poco. Pero eso no es ceguera, sino prudencia y respeto por los pasos que tendremos que ir dando. Amar es iluminar el alma. Y quien ama, se ve radiante.

Anuncios

6 pensamientos en “El amor abre los ojos

  1. Pingback: El amor abre los ojos « 3palmeras

  2. Entre en una especie de shock pensando… ¿Qué es realmente el amor? Juan del Carmelo dice que nosotros no podemos amar, sino mas bien, tenemos el deseo de amar y al desearlo ya amamos, pero que no podemos amar porque no somos generadores de amor. El unico generador de amor es Dios. Entre en shock por pensar, a la mejor no he amado nunca, y a la mejor no lo deseo, porque amar significa tambien estar vulnerable a que te lastimen, o te dejen, y que valiente tiene que ser uno para exponerse así. Por otra parte el amor a Dios es amar a un ser perfecto, que nunca te deja, nunca se va, y llenarse de Él todos los días para poder darlo a los demás, y realmente cuando el amor por Dios es genuino te da igual que te amen los demás o no, porque el amor de Dios te llena lo suficiente, pero también puede ser que utilices el concepto de Dios como un refugio o escape para no amar a los demás. ¿Pero como dar lo que no se tiene? ¿como amar cuando no se siente uno amado? El amor de Dios es como un FUEGO que se va compartiendo de antorcha en antorcha. En la medida en que me dejo compartir el fuego por Dios puedo compartir.

  3. Pingback: El amor abre los ojos | Preguntarse y buscar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s