El escándalo de las prohibiciones sociales


Menos mal que vamos siendo inteligentes, y cada vez cuesta más engañar a la gente. Todos pensamos, todos hemos leído, todos tenemos acceso a la información, todos formamos nuestro juicio y opinión, todos podemos hablar. Ya no vale cualquier cosa, aquí todos participamos, y todos queremos decir lo que tenemos que decir. Cada uno tiene su parte, y perspectiva, y no nos conformamos con que nos digan lo que tenemos que hacer. ¡Faltaría más! ¡Abajo las prohibiciones sociales!

El lunes dejará de ser el castigo por lo hecho el fin de semana, y tiraremos abajo los carteles que ponen: “Prohibido sonreír el primer día.” En el transporte público no aceptaremos nunca más que nos manden estar callados aquellos que sólo prestan atención a las máquinas, y podremos sentarnos juntos aunque haya lugares vacíos. No consideraremos raro a quien no quiera tener televisión en su casa, ni a quien diga que no tiene teléfono móvil de última generación, ni a los padres que se ven obligados a dar pocas cosas a sus hijos por su bien. Incluso les daremos permiso, a estos adultos responsables, para que puedan estar enfadados porque sus hijos no se sepan comportar, y también para que pidan ayuda aquellos que tienen adolescentes bajo su techo. No hará falta ir a la última moda, sino a gusto de cada uno respetando a los demás. Ni tampoco consideremos enemigos de nuestra comodidad a quienes tienen menos oportunidades que nosotros.

El sentido común será desencarcelado, y compraremos una isla para que el pensamiento único se convierta en rey de los monos, no de sus descendientes, volviendo a ser personas racionales. Para lo cual dejaremos de considerar que los medios de comunicación tienen la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad, y pondremos medios para que no provoquen confusión en la gente.

En los colegios los alumnos estudiarán porque quieren estudiar, y verán lo divertido que son las matemáticas y la literatura medieval. Dejará de estar de moda estudiar por obligación familiar, porque no tendremos modas, como he dicho antes. Y los profesores volverán a ser quienes más saben en la clase, por lo que serán escuchados, y la gente les preguntará, y ellos se sentirán responsables. Dejará de estar prohibido decir que te gusta mucho estudiar más allá de los diez años, y que lees para saber más cuando eres adolescente. Los padres dispondrán de tiempo para ir a la biblioteca, y se reunirán en grupos de trabajo sobre la felicidad, sobre la bondad, y sobre el amor que tanto buscan. Los trabajos, por supuesto, serán socialmente integrados dentro de lo principal de cada persona. Y todos tendrán derecho a sonreír cuando empiece y cuando termine la jornada.

Se terminó la cruel condena que pesa sobre quienes creen que tienen que sacar su vida adelante solos. Y se emitirá el derecho a ser dependiente, dando facilidades a quienes así lo consideren, preocupándose los unos por los otros. La independencia de las personas será lo verdaderamente sancionado, para aplicar principios de discriminación justa. De modo que premiaremos socialmente a los equipos que más personas en debilidad hayan atendido durante el año.

No se hará de los jóvenes el estrato social de la fácil manipulación y de la insensatez que no sabe lo que quiere. Serán escuchados, porque tienen mucho que aportar en la construcción del mundo. Y tampoco se prohibirá al joven pensar por sí mismo, y ser original dentro de la masa.

Y más cosas…

Las prohibiciones sociales, sobre todo las que no están escritas, son verdaderas esclavitudes de la humanidad. Siento la necesidad de un cierto despertar en este sentido, ante tanta manipulación, ante tanto pensamiento único.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s