Ya no escucho recetas fáciles para salir de la crisis


Los primeros años todo el mundo, tanto los políticos como la gente de la calle, sabía lo que se tenía que hacer y defendía sus ideas hasta el extremo. Se mentían unos a otros, y lo que es peor, alguno llegó a creerse sus propias mentiras. Hoy, sin embargo, lo que se habla deja entrever el lamento triste y melancólico de quienes añoran tiempos mejores, aunque fueran mera quimera, en los que se estaba bien, pero no se era bueno. Y las recetas han sido silenciadas por cálculos y números contables. Por la calle se cuentan los años que tardará en pasar la crisis, como si esto fuera un huracán o un mal temblor de tierra. Sólo algunos, y calculo que no son muchos hasta el momento, se atreven a hacer otros planteamientos y toman partido por algo más que las insignias de los partidos. No creo que haya respuesta ni planteamiento firme en la indignación, aunque mucho menos aún en la resignación y el conformismo. Ahora, que todos parecen darse cuenta y enterarse de que esto va en serio, protesten contra quienes protesten, las propuestas se echan en falta.

Cierto es que hay “sabios” que pudieron predecir la crisis. Dentro y fuera de las universidades. Con o sin la cultura de los libros. Para muchos era más que evidente que todo lo que se estaba montando un día se vendría abajo. Demasiado cambio en tan poco tiempo, y sin fundamento. Pero, ¿estamos buscando ahora a quienes tienen algo que decir para superar este tiempo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s