Síntomas de un cambio


Me preocupa mucho una cuestión últimamente, que quizá sea muy particular. La promesa de un cambio que nunca llega. Necesito más paciencia, por lo que se ve, y más sosiego. Mucha más paciencia de la que tengo, y rebajar los deseos. Acallarlos, para que no sigan martilleando. Y todo esto sin perder la esperanza de lo que se anunció como promesa. Si fueran políticos, no les hubiera creido. Si fueran personas de alta variabilidad y poca consistencia, tampoco. La cuestión es que no son ni lo uno ni lo otro, y además la vida sigue avanzando y creciendo, conmigo tanto como sin mí.

Por otro lado, también me inquieta que haya quienes piensen y traspapelen lo que está sucediendo. Y estimen que esto es lo verdaderamente esperando, o que esto es todo lo que tenía que llegar. Dicho de otro modo, que se den pasos de aparente novedad, y quede en nada, porque sólo se mueva en el terreno de las apariencias. Ojalá, y creo que coincidiremos en esta afirmación, todo fuera tan fácil como valorar los cambios de la niñez a la pubertad, que casi llegan con la edad y tienen unos signos claros, visibles y palpables. Pero no. La realidad es más estirada, y menos sintomática. Sin embargo, me va a servir de comparación. Porque soy de los que creen que la biología tiene mucho que enseñar.

  1. Existe novedad si hay una crisis. Descorcierto y temor, por mucho que se haya deseado. Una situación de desprotección y descontrol, en la que no gobernamos nosotros, sino que más bien nos vemos llevados y empujados. Existe novedad si está todo revuelto. También la habitación, los papeles. No necesairamente viene de la mano de un orden claro y distinto, al modo personal. Si les dejamos a los hombres y mujeres, sin más, que lideren los cambios, apuesto a que no vendrá un aire nuevo y fresco que nos empuje.
  2. Existe novedad cuando la voz cambia. ¡Qué bonita comparación! Algunos creen todavía que las cosas pueden cambiar con las voces de siempre. Esperando un milagro. Pero nunca sucederá. Porque la voz sólo acompaña a las palabras, y si se escucha a los mismos hablar una y otra vez, quieras o no estarás escuchando siempre lo mismo, como en un bucle. Sin embargo, una voz nueva abre la posibilidad de que se oigan, también en el fondo, verdades nuevas, luces nuevas, y con ellas se abran nuevos caminos.
  3. Existe novedad cuando se da crecimiento. Por lo tanto más fuerza, también un olor diferente en todo esto. Crecer por incorporación, como aquel que dices. También por desarrollo. De modo que las prendas de toda la vida ya no valgan. En este caso, hay un cambio notable y rotundo. De los innegables. Es decir, cuando lo que reviste no da la talla, cuando lo que cubre se vuelve infantil o anticuado, cuando lo de fuera se revela como lo menos importante de todo, y se pasa a pedir algo más para alimentarse, algo que sea capaz de dar cobertura tanto a lo de fuera como de dar satisfacción a lo de dentro. Con estos cambios se reconocen nuevas necesidades, increíblemente importantes.
  4. Existe novedad cuando se empieza a ser potencialmente fecundo. Qué maravilloso y sorprendente resulta el cuerpo humano en todas sus variantes. No nos damos cuenta, y no se habla mucho de esto, pero un día fuimos sencillamente niños, inocentes. Y de la noche a la mañana, sin que nosotros participásemos realmente en el cambio pasamos a ser del grupo de los adultos. La fecundidad resulta un don, del que se ha hablado de muchas maneras. Un don que al mismo tiempo provoca, con su aparición, novedad y alegría, y responsabilidad y cautela. Aparece, con la novedad, la capacidad de producir y de reproducir lo que somos. De la vida nace nueva vida, vida independiente, vida en verdad.
  5. Existe novedad cuando se transfornan los intereses. Un interés renovado por uno mismo, también por los demás. Todo es mirado de distinto modo, desde otra perspectiva. No se trata sin más de que cambien, como antes decía, en la voz o en el tono, sino que también varían los temas de conversación y las preocupaciones. Estos cambios son notorios y muy llamativos. No se juega, se toma todo con seriedad. Las paredes reconfortantes se vuelven barrotes, se aspira a la libertad, a la grandeza, y se corren aventuras que parecen siempre más importantes de lo que verdaderamente son para quienes miran desde fuera. Las personas, en todo esto, cobran nueva centralidad.
  6. Existe novedad, con razones constatables. En ocasiones se dan cuenta otros antes que nosotros mismos, y suceden cosas de las que no somos conscientes. Ahí están, sin embargo, a la vista de casi cualquiera en la etapa de máximo pudor. O dicho de otra manera, existe verdadera novedad cuando los cambios no se pueden guardar sin más en cajas de secretos o en actas para unos cuantos.
Anuncios

5 pensamientos en “Síntomas de un cambio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s