Hoy me he encontrado con un ateo que ha dejado de ser ateo


En no pocas ocasiones tengo la oportunidad de hablar con alguien en un clima de respeto mutuo y de búsqueda de la verdad. Cuanto más lo agradezco y cuanto más reconozco el bien que a mí me hace, más momentos encuentro o se dan “casualmente”. Me siento por ello un privilegiado. Aunque en el diálogo no soy una persona fácil; no doy tregua ni cuartel, al modo como alguno de mis alumnos no me pasa una sin enterarse del todo, y preguntan y preguntan hasta el borde de mi desesperación. Donde otros ven y escuchan lo de siempre, yo tengo el sincero placer e interés de ir al corazón, de hablar de corazón y de traspasar ciertas barreras. Llamo a la puerta, y si alguien abre su vida, paso con sumo cuidado. Si no abre, sigo mi camino. Pero hace falta tiempo cuando pregunto, cuando llamo. No se puede hacer corriendo, ni ir tan deprisa por la vida.

Hoy he vuelto a disponer de ese espacio maravilloso en el que dos personas, que se reconocen como tales dentro de sus limitaciones, hablan poniendo su existencia al descubierto. Una era yo. La otra un amigo, de la calle. El caso es que, como en tantos otros foros más formales incluso, me ha preguntado que por qué creo en Dios, si no lo veo, y si no siento que me han comido la cabeza. No ha sido muy sutil, como puedes ver. Venía directo a descubrirme que estaba engañado. Es una cuestión tan común para mí que tengo hasta preparado un post para responder a golpe de email, sin entrar en más detalles. Pero me parecía feo sacar el móvil en mitad de la calle y ponerme a leer, así que he hablado de lo que hoy llevaba dentro. Las razones de mi vida, sin más, y sobre el tapete. Y él escuchando, ya que ha preguntado…

De partida agradezco que me hagan preguntas inteligentes, porque es signo de que me van a tomar en serio. Si algún día dejan de preguntarme cosas así, me preocuparé mucho. Y si me hacen preguntas tontas, me inquietaré el doble o el triple, porque las preguntas tontas se hacen a los tontos.

Al terminar el diálogo sobre mi vida, hemos pasado a hablar de él, y me ha dicho que él era ateo. Con cara seria, como queriendo dejar las cosas bien claras. Le he preguntado directamente, que cómo sabía que no había Dios, y si lo conocía todo, absolutamente todo, como para poder hablar de ese modo.

Haciendo un paréntesis le he explicado sencilla y brevemente el significado de la palabra agnóstico. Ante la que ha puesto cara de no tener ni idea. Lo cual me sorprende dado su nivel cultural, pero es que mucha gente toma lo que es o deja de ser de los periódicos y revistas. Agnóstico es el que reconoce humildemente, pero con gran exigencia por su parte, que no conoce aquello que otros llaman Dios, que no lo ha vivido, que tiene dudas serias al respecto, que no ha conseguido solventar. Lo fácil sería decir que no hay nada, pero tampoco se conforman con eso. Quieren saber, y lo hacen con autenticidad de espíritu y con inteligencia.

Dicho lo cual, hemos seguido charlando, como hasta el momento. Un poco de su historia, con quejas contra las instituciones por sentirse abandonado y traicionado. Un cierto resquemor por haber perdido el tiempo hasta verse como está ahora, en el paro, con poca esperanza de salir de su situación y encontrar trabajo que tenga que ver con sus estudios universitarios. Eso de partida, sólo habíamos empezado. Necesitaba claramente hablar y seguir hablando. Y le he brindado la ocasión en un tono diferente al hablar del amor en su vida, de la necesidad de alguien que le acompañe y apoye en estos momentos, y de otras cosas que no voy a decir por respeto, pero en las que él sentía que su vida cobraba mayor sentido y a las que quería entregarse del todo, pese a sus continuos miedos. Terminó diciéndome en qué creía, como no podía ser de otro modo, y también qué le había hecho dejar de creer.

En uno de esos momentos le he dicho que me alegraba mucho de poder conocerle al descubierto. Porque lo común es que la gente pase por la calle sin dar la cara, sin mostrarse como es, y que confiaba en que estaba en un buen camino para ser feliz. Una especie de discernimiento acelerado sobre su vida. Una confesión, casi. De hecho, le he dicho que iba a rezar por él y su pareja. A lo que él me ha respondido, para mi sorpresa, que hoy ha dejado de ser ateo y ha pasado a ser agnóstico, y que en cuanto pueda volverá a charlar otro rato. De momento, seguir buscando trabajo, guardando lo hermoso que hay en su vida, y si tiene la oportunidad de encontrarse con Dios, no tirarla por la borda. Nos hemos despedido, y le he pedido que esté atento, porque Dios no abandona a los que buscan con sincero corazón.

Hoy, después de este encuentro, tendría que irme a la cama y dormir, para que no se estropee. Pero toca seguir trabajando, y haciendo algo en este mundo en el que tanta gente lucha por ser feliz y en el que Dios busca a tantos hombres. Creo que este hombre encontrará fácilmente a Dios, si es que no lo ha encontrado ya, aunque tenga miedo de reconocerlo. Quisiera estar el día del abrazo entre ambos.

Anuncios

8 pensamientos en “Hoy me he encontrado con un ateo que ha dejado de ser ateo

  1. Pingback: Hoy me he encontrado con un ateo, que ha dejado de ser ateo | Preguntarse y buscar

  2. A mi me pasó lo mismo con un ex-jefe (el mejor que he tenido). Me hizo cambiar de opinión. Hoy no me atrevo a decir que Dios no existe, pero todavía no lo he encontrado.

  3. En mi vida, he tenido la alegría de ver como tres amigos ateos, han ido encontrado la Fe. Es algo indescriptible, donde uno se da cuenta de verdad, que Dios actúa, a quien deja las persianas de su alma abiertas.
    Me ha encantado tu testimonio. Gracias. Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s