¿Qué puedes ver cuando vives en un primer piso?


El caso es que hoy he vuelto a tener una conversación de esas que hacen historia. El día era más o menos normal, hasta ese momento. Haces lo de siempre, vas a clase según lo que había pensado. Y de repente alguien te suelta aquello de si podemos hablar cinco minutos… ¡Échate a temblar! ¡Siempre me lanzo! ¡Siempre me fío! Éste era el momento del día original para el que, además de todo lo que ya hay, me había despertado del sueño. Comenzamos a hablar, y terminamos en aquello de “Dios no tiene whatsapp“. Frase que me ha parecido tan buena, que le he dedicado un post. Lo he compartido en Facebook. Y de su lectura, este comentario.

Hay quienes tienen miedo a escalar en su vida, llegar más alto, y asomarse y mirar. Prefieren sus ojos, antes que cualquier otra mirada; como hoy en clase defendía un alumno, mejor ser el centro de nuestro propio mundo. El vértigo es más universal de lo que creemos, ese temblor a poder otear tanto horizonte y agachar la mirada de semejante modo, haciendo tan pequeño y tan lejano aquellas aceras por las que pasamos de largo. El vértigo es propio sobre todo de aquellos que están siempre a ras de suelo, pegados al asfalto, iluminados por farolas que no levantan casi ni dos palmos y que lanzan luz a corta distancia. Todo parece hecho para ir andando por la calle, así sin más, sin mayores preguntas, sin nada que no sea la pequeñez del hombre. ¿Para qué preguntarnos por grandezas? Pero quienes tienen el privilegio de vivir en lo alto, en las alturas, en un décimo, o noveno, u octavo saben que todo se ve de forma diferente desde allí arriba. Comparten con todos el caminar cotidiano, y disponen al mismo tiempo de la posibilidad de mirar mucho más. Asumen, metafóricamente, el riesgo que eso supone y se pueden lanzar. ¿Cómo te vas a lanzar desde un primer piso, si no ves nada más que lo que hay? ¿Cómo vas a sentir el vértigo de vivir, cuando lo tuyo es tocar el asfalto sin más? ¿Cómo darte cuenta de todo lo que hay si nunca miras hacia arriba, o si no puedes mirar jamás desde arriba?

Menos mal que nuestra historia ha gestado personajes que han pensado de forma diferente, que han abierto nuevos caminos, que no se han conformado con lo que había y han tirado hacia arriba. Menos mal que ya hay quienes nos han demostrado que es posible, aunque en su tiempo fueran locos, ridiculizados y considerados anormales. Menos mal que no han sido pocos, sino que su locura se ha ido contagiando, y han hecho de sus altas miras un hogar todavía raro y diferente, una atracción para algunos, un deseo para otros, y en cualquier caso algo sorprendente para todos.

Hoy no saco conclusiones, ni despejo alegorías o metáforas. Ahí lo dejo, todo incidado. Para que quien quiera oír, que oiga.

Anuncios

2 pensamientos en “¿Qué puedes ver cuando vives en un primer piso?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s