¿Cómo lo ves tú? Porque yo no lo veo.


Cuando alguien te dice algo así, ¡tiembla! O se está llamando a sí mismo ciego, o te está diciendo que eres un loco. Y dado que no acostumbramos a tomarnos en serio lo primero, doy por supuesto que se trata de lo segundo en el 99% de los casos. Es una forma educada, por así decir, de llamarte al orden, de reprocharte algo, de insultarte incluso. No le podrás cambiar los ojos, ni dar tu mirada. Y estoy firmemente convencido de que lo que te está diciendo es que, digas lo que digas, no le vas a convencer en nada. Se trata de una postura anquilosada y cerrada, y te lo anuncia de antemano. Sea como sea, ya te que tiende la mano, siempre podrás dejar la semilla de la inquietud y devolverle la pregunta, con otra más ingeniosa, o enfocándolo desde otra perspectiva. “¿Tú no lo ves? ¡No me digas eso! ¿Te has creído lo que te han dicho por ahí… ¡No lo esperaba de alguien como tú, tan inteligente y dispuesto!” De frente ya te anuncia que te vas a dar de bruces. Opta por rebajar entonces la intensidad de la conversación, o incluso de ceder.

Lo más sorprendente de todo es cuando cedes terreno, compartes su mirada, y afirmas con absoluta rotundidad: “Yo tampoco lo veo. La verdad es que no sé cómo alguien puede decir que esto se puede ver, porque no se puede ver.”

Aunque insistiría, ya que ha salido el asunto, que la mayor parte de la gente no desea razones ni finalidades, y mucho menos moralidades sobre los grandes temas de la vida. Demanda y pide crecibilidades, es decir, poder ver que se puede vivir. Y verse así, de algún modo reflejado en la experiencia y vivencia de los otros haciendo comparación con la suya propia. Es triste, pero cierto. Al menos así constanto que, una y otra vez, muchos de nuestros conciudadanos y de aquellos que están interesados en alguna pregunta, porque les quema por dentro, no tienen suficiente paciencia para apagar decentemente el fuego con una respuesta final. Les vale, en muchos casos, un paño que resfresque sus esperanzas.

Anuncios

Un pensamiento en “¿Cómo lo ves tú? Porque yo no lo veo.

  1. Estimado,creo que si alguien recurre a nosotros sea porque aparentemente no quiera escuchar la respuesta que ya se dio a si mismo y no acepta como tal,o porque la unica manera de soportarla es escuchandola de un tercero, es positivo siempre ver en estas personas que necesitan marcarnos la “intensidad de la dosis de verdad” que son capaces de escuchar en su momento y esto lejos de preocuparme, me parece una manera muy valida de pedir ayuda. En nosotros estara como tu dices saber ayudar a un hermano siendo astutos como serpientes o mansos como palomas. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s