De vuelta del #CNPJ2012


Se escucharon muchas cosas, y ahora toca la vida cotidiana. Siempre hay un salto entre uno y otro. Un escalón importante. Sin duda alguna se aprende, se escucha, se conoce, se vive, se celebra, se entuiasma, se renueva… y tantas y tantas cosas. No dudo de la riqueza del Congreso. Pero ahora corresponde bajar un escalón más, y por fin tocar tierra, pisar suelo, estar ahí, colocarse delante y retomar el protagonismo en la propia vida. Lo que buscábamos no era quedarnos allí, por supuesto. Empezamos sabiendo que teníamos que terminar, y nos íbamos diciendo por dentro, esto me lo llevo, esto no puedo llevarlo, con esto me quedo, con esto no me quedo. Siempre cogemos algo que será inútil, claro está. Quizá lo pillamos por bello, quizá nos pilló por entusiasmante. Y es que andamos necesitados de este empuje y ánimo que nos recuerde, cuantas veces sea necesario, que lo que llevamos entre manos no es obra nuestra, ni se puede hacer sin más a nuestra manera.

Del Congreso me llevo muchas historias, personas y anécdotas. Cuando digo muchas no trato de exagerar. Verdaderamente, y sorprendentemente, éramos un número importante y muy representativo. Ahora cada uno está en su casa, pero pensar que durante tres días estuvimos en la misma catedral, escuchando exactamente lo mismo aunque cada uno recibiendo a su manera, y pensando, orando, compartiendo, viviendo en común… pensar esto me apasiona y fortalece.

Como muchos harán su resumen a partir de lo que se traen y aprenden, yo voy a aportar lo contrario. En lugar de hablar de lo que viví y me traigo, os hablaré ahora sencillamente de lo que dejé allí y lo que no escuché

  1. Indiferencia ante los jóvenes, silencio de los jóvenes. Una actitud de condena ante ellos y lo que viven, en lugar de acogida paterna y materna. En ocasiones hablaron de sus esclavitudes, en otras de sus grandes deseos. En cualquier caso, detrás de cada joven pululaba permanentemente la palabra felicidad, con sus aciertos y errores, con sus excesos y moderaciones, siempre en danza ambos a la par. Unas veces, porque todavía no está muy ducho en lo que es vivir, el joven termina pisando la felicidad y el baile se corta. En otras, la felicidad quiere llevar y mandar sobre el joven, que sabemos que es un poco independiente y quiere su libertad, y no se deja. Sea como sea es indiscutible que joven y felicidad van de la mano, con y sin Dios.
  2. Una iglesia anquilosada y obsoleta, una iglesia uniforme. No sabéis el bien que hace estar allí, y lo triste que es para mí constatar que algunos no estaban. Porque creo en una Iglesia unida en Cristo, centrada en su misterio de amor por la humanidad y por cada hombre, congregada para continuar su misión y seguir anunciando el Evangelio por todos los rincones. Y en Valencia dejo, nuevamente, todo intento de uniformar y provocar una unidad aparente y estética en la iglesia, o incluso ética y moral. Igual que señalamos que la fe viene del encuentro, y no de ideas ni de acciones, así se constata en la vida creyente. Somos muchos, muy diferentes. Y la tensión que nos une es la tensión de Dios mismo, la tensión y pasión de la fe, la tensión y pasión por el mundo. Resulta estupendo liberarse de los intentos de unos y otros por hacer de lo suyo lo mejor y lo único, y volver a mirar la amplia diversidad en la que existimos. Es bello comprobar la diversidad de carismas, al tiempo que siento que mi vocación y pertenencia se purifica por la fe y la entrega de unos y de otros. ¡Qué don más inmenso! ¡Verdaderamente, no se puede creer en Cristo fuera de la Iglesia!
  3. El silencio de Dios. Como si Dios estuviera callado, en silencio e inmutable, sin decir nada desde antiguo. Ese silencio y enroque de su Palabra lo dejo allí, bien alejado de donde vivo y moro. Porque Dios sigue hablando. Y bien alto. Dios sigue siendo propuesta, positiva y atractiva, cercana a cada uno, capaz de alcanzar el corazón de los jóvenes de hoy. Comenzando por los que allí estábamos. La Palabra dicha al mundo es la Palabra que nosotros allí estábamos recibiendo, celebrando y compartiendo. Somos los primeros en ser puestos a la escucha atenta y cordial, a la recepción inteligente y confiada de la misma. Somos los primeros, la avanzadilla que después se hará costalera del anuncio. Y lo somos así con María. ¡Qué alegría constatar que hay Palabra para rato!
Anuncios

Un pensamiento en “De vuelta del #CNPJ2012

  1. Me imagino padre lo hermoso y emocionante que habrá sido participar del #CNPJ 2012. Creo que como Iglesia unida a Xto, al igual que los sarmientos a la vid,para poder tener vida debemos demostrarles a los jóvenes que no están solos;que estamos para escucharlos y que son recibidos con los brazos abiertos como son, con sus rebeldías, lógicas de la edad por otra parte, con sus aciertos y desaciertos pero que su voz y empuje es necesario en nuestra Madre Iglesia.Necesitamos sangre nueva que, respetando el mensaje de Xto, tenga esas ganas de llevar su Palabra por todo el mundo, sea éste los ambientes frecuentados comúnmente, que deben ser evangelizados, sea las redes sociales,pasando luego, si es posible, de lo virtual a lo presencial, según nos dice el Decálogo en su punto 9 porque la Palabra nos seguirá interpelando, Dios nos seguirá hablando a cada uno de nosotros siempre, su riqueza es tal que siempre nos dice algo nuevo, siempre el Espíritu Santo nos hace ver algún nuevo matiz que por ahí se nos había escapado. La experiencia de Dios es riquísima pero distinta para cada uno. De nosotros depende estar a la escucha atenta para sacarle el máximo de provecho para nuestras vidas. Contamos con el auxilio del Espíritu Santo y el ejemplo de María Ssma, quien fue puesta como ejemplo por el mismo Jesús por vivir la voluntad de Dios. Ella sí que supo llevar a la práctica el Evangelio. Pidamos su ayuda maternal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s