En internet también se dan relaciones sinceras, nada superficiales


Esta tarde debatíamos en mesa ovalada sobre el tipo de relaciones que se dan en internet, y del “modo de estar” en este espacio público tan amplio y diverso. Y el tema no resulta nada fácil, ni dedicándole tiempo. Podemos hacer un análisis detallado de la situación real de jóvenes y adultos en las redes sociales, y encontraremos a ciencia cierta de todo lo habido y por haber. Desde la falsa identidad hasta la relación más auténtica. Entiendo que para valorar ambas lo que hacemos es “verlas desde fuera”. Y aquí me parece que hay un criterio que puede ser clave y decisivo a la hora de pronunciar nuestro “juicio” al respecto: a mayor autenticidad, con más facilidad traspasará los muros virtuales de la red y se encontrará en un cara a cara directo, no mediatizado; lo digo porque la “falsa identidad”, la relación pobre y engañosa se ve encerrada y limitada a la red de forma exclusiva. De modo que, para que se puedan dar relaciones no superficiales ni efímeras, ni vulgares y simplonas, hace falta introducir en la red la propia vida, estar como en la vida misma, sin que existan las famosas dicotomías y diferencias que hacemos habitualmente en la teoría. Claro que, de máscaras y engaños, ya estábamos cansados de escuchar hablar antes incluso de la era de las redes sociales. Y, si bien entiendo que hay un modo nuevo, que aprender en tanto que nuevo, de estar en la red, también es cierto que ese aprendizaje sólo es posible hacerlo haciéndolo, aceptando limitaciones y equívocos, purificando y estando despiertos a las consecuencias que se provocan. Las posibilidades y los problemas no están en la red, sino en las personas que entran a formar parte de ellas, y de sus motivaciones e intenciones.

Por lo tanto, entiendo que internet es un espacio en el que es posible, sin duda alguna, conectar algo más que ordenadores entre sí, o perfiles entre sí, o palabras entre sí, generando una verdadera comunidad, una auténtica relación personal, sea de amistad, esa de compañerismo, sea de colaboración. Y esta autenticidad, como en todo, salvará a la red de la mediocridad. Otra cosa es que, dadas las dimensiones de la vida de las personas, quiera alguien hacer valer que con todos los “amigos de facebook” o “seguidores de twitter” o “lectores de blog” se establezca el mismo grado de intensidad. Algunos todavía preguntan sobre esto, si conoces o no conoces a todos. Y la respuesta, como en la vida misma, entiendo que es un claro y rotundo no. Se establecen, como no puede ser de otro modo, grados de relación y de colaboración, de diálogo y de discusión. E insisto, ¡como en la vida misma! Y siendo como en la vida misma, entiendo por tanto que es, como poco, normal, aunque yo lo valoro como de lo más humano. El problema está en que las personas no sean capaces de graduar estas relaciones, o la dejen en dos simples planos: el público y el privado. Sin aprovechar los medios de los que dispone la misma red para hacer seguimientos diferenciados de personas, o para compartir en grupos y niveles diferentes. Insisto en que muchos de los problemas que se ponen a la red y a las redes provienen de la falta de educación y de la carencia de conocimientos suficientes sobre el medio en el que nos movemos. Somos demasiado nuevos, y nos perdemos en ocasiones y cometemos fallos. ¡Como en la vida misma!

Por otro lado, mi experiencia no puede sino invalidar las críticas que tantas veces escucho. Parto de que no es oro todo lo que reluce. ¡Como en la vida misma! Sin embargo, me quito el sombrero ante ciertos diálogos que he presenciado y en los que he participado en internet, a través de Twitter o de Facebook, y de igual modo ante conversaciones en las que, de forma clara, directa y sencilla, más de una persona -a la semana- comenta en privado alguna situación personal en forma de mensaje de búsqueda. Incluso a través de la lectura de blogs, o páginas web. Existe un mundo completo aquí, en la nube, conformado por aquello que debajo de la nube se refleja. Al igual que hay tiendas, centros comerciales, y ocio por doquier, también existen casas y viviendas acogedoras, o espacios públicos en los que conversar. Y me parece muy significativo que, lo que mayor auge tiene, sin lugar a dudas, son las redes sociales. No los blogs, con entradas largas y tediosas, sedudas y reflexivas como este blog, sino el mundo de la inmediatez de la presencia de unos con otros a través de perfiles, de fotos, de estados, de frases, de comentarios, de links, de “me gusta”, de “comparto”, y de tantas otras cosas. Sin duda alguna, y ahí están los datos para comprobarlo, lo que engancha el corazón de la persona es otra persona, con sus palabras e interrogantes. E, insisto una vez más, ¡esto da mucho que pensar!

Anuncios

6 pensamientos en “En internet también se dan relaciones sinceras, nada superficiales

  1. Pingback: En internet hay muchas relaciones auténticas | Preguntarse y buscar

  2. A veces existe un riesgo que personalmente me ha sucedido, supongo que a ti tambien Pater, en reuniones que he convocado conozco a las personas por sus nick o su avatar, pero ello no dista de ser menos personal y afectivo. Por eso estoy contigo en la importancia de ser auténtico y de ocupar unos minutos confeccionando el perfil que mejor te represente.
    Un abrazo y como siempre gracias por tus post q siempre me gasto la vanidad de pensar “que están hechos para mi” xDD

  3. Me ha encantado esta entrada, estoy completamente de acuerdo contigo.
    He vivido en primera persona, como tant@s otr@s, esto de lo que hablas, tan bien fundamentado. Y a veces, cuando toca explicarlo me encuentro sin argumentos, me has dado una pista genial. Miles de graciasssssss 😉

  4. Pingback: En internet también se dan relaciones sinceras, nada superficiales | Alma, Corazón y Vida | Scoop.it

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s