Pregunta: ¿Hasta donde ha de llegar la fe de un creyente? ¿Debemos aceptar cualquier cosa si viene de Dios?


Cualquier día normal, si me encuentro esta pregunta en Twitter a las 21h, pienso: “¡Qué bien! La conversación va a ser estupenda, y muy productiva.” Pero hoy no era un día normal, no estaba en casa a esa hora, sino con otros dos amigos de la vida y de la red (por ese orden, porque hay que priorizar), así que mi respueta fue de lo más clara: “Muy buena pregunta. Si viene de Dios, no es cualquier cosa.”

De verdad, la pregunta me parece  una maravilla, al margen de lo acertada o no que sea mi respuesta. Porque creo que está latente en el corazón de muchos creyentes a la hora de acercarse a la voluntad de Dios. La pregunta iluminará sin duda a muchos cristianos, que también se preguntan lo mismo, y deberían tener la valentía de hacerse eco de estas cuestiones interiores, y buscar luz. Sinceramente, creo que opté por la respuesta mejor dadas las circunstancias, y más allá de la espontaneidad y el juego de la misma. La voluntad de Dios no es un añadido espiritual a la vida de fe, accidental para unos o nuclear sólo para unos pocos, sino algo que es considerado como fundamental siempre. Claro está que la pregunta, en cualquier caso, no responde siempre al mismo contexto: unos buscan la voluntad de Dios por temor a fallar, otros impresionados por su Misterio y como signo de autoridad en sus vidas, otros por una posible vida moralizada desde pequeños, otros por la comodidad de encontrar una respuesta simple y facilona a su propia vida, otros por amor, otros como muestra del Señorío de Dios en su vida. Entonces, ¿hasta dónde puede llegar la fe de un creyente? Y mi respuesta es ahora: “Hasta la comunión con Dios, hasta la unidad con Dios, hasta la cercanía máxima con Dios.” Por lo tanto, ¿debemos aceptar cualquier cosa si viene de Dios? Y mi respuesta la dejaría nuevamente clara: “Si viene de Dios, ¡acéptala! Pero no te confundas, porque atribuir a Dios lo que no es de Dios se llama idolatría, y Dios nunca quiere “cualquier cosa” para los suyos, sino que su designio se ha revelado como misterio de salvación y de amor. Estos serán entonces los signos que hay que discernir en relación a esta cuestión. Si obran para la salvación, si están regidos por el amor. Si no son ni para la salvación, ni para el amor, claramente no son de Dios. Porque Dios no entretiene a sus hijos, sino que entrega al Hijo. Y esto, que quizá nos pueda parecer “cualquier cosa” de tanto repetirlo y verlo, el día que se hace verdad en nuestra existencia y nos enfrentamos a un amor tan grande, deja de ser “lo de siempre” para sustentar un acontecimiento único de comunicación y revelación de Dios mismo en nuestra propia vida.”

Para buscar la voluntad de Dios, aprovechando la pregunta que me han hecho en Twitter, diría lo siguiente:

  1. Lo primero, buscar la libertad como obediencia a uno mismo, no como liberación de todo sino en la línea de la fortaleza de la voluntad. Algo que se debe conjugar con la rectitud de corazón y la bondad del mismo. Seremos enviados como “corderos en medio de lobos”; palabra que no se refiere tanto, quizá, a la maldad del mundo como a la necesidad de que el enviado sea un “cordero”, que no cambie su forma interna, ni se transforme en aquello que no es.
  2. Lo segundo, educarse en el discernimiento. Y como toda educación, necesita un Maestro. Lo cual nos pone, directamente, en manos de Dios y de la oración, ese tiempo de silencio en el que ciertamente lanzo una pregunta al Señor y espero respuesta de su parte. Palabra que, por otro lado, no suele hacerse esperar, sino que más bien viene pronto y de forma eficaz para quienes la acogen. Siempre podemos estar sordos, o perder la mirada, o distraernos. Pero Dios en su lenguaje y diálogo con el hombre es persistente. Le habla a su modo y manera, por medio de signos, mediaciones y palabras, y en ocasiones, no pocas, directamente al corazón.
  3. Dentro de la educación para el discernimiento, como todo en esta vida, la soledad viene a ser motivo de confusión y de manipulación, gracias a las cuales puedo hacer y decir lo que quiera de otras personas, pensar e imaginar por mi cuenta y riesgo. Así que, sinceramente y con mucha humildad, reconozco que lo mejor en mi vida ha sido tener y disponer de personas con quienes hablar a corazón abierto en esta línea, preferentemente para poner orden donde había desorden y confusión, y atreverme a “llamar por su nombre” algunas cuestiones que por pudor, vergüenza, miedo o responsabilidad no es tan fácil ni siquiera “decirse” en libertad asumiendo las consecuencias. Porque este “decirse y aceptar” es clave en todo discernimiento. Una vez que reconocemos como venido de Dios algo, sin duda alguna al mismo tiempo se crea la capacidad y la necesidad de responder.
  4. Por último, el diálogo se hace acuciante en los tiempos de oscuridad, debilidad y noche, sean o no fruto del pecado o de los procesos de conversión personales. Dicho de otro modo, hay tiempos fuertes en la propia vida donde requerimos y demandamos en nuestras propias búsquedas que otros enciendan sus linternas porque nos hemos quedado sin pilas o vamos fundidos por la vida, o compartan con nosotros, de nuevo, la llama que un día se encendió que ahora se muestra vacilante. Una ocasión más que propicia para encontrar gente estupenda y maravillosa en quien confiar como venidos de la mano de Dios. Y de quienes depende esencialmente mucho. ¡Qué responsabilidad!
  5. Y como PD, amar a Dios antes de preguntarle qué quiere de nosotros. Buscar el motivo por el que hemos de preguntarle, dicho de otra manera, qué podemos hacer por Él.

Volviendo, para terminar, a la pregunta de este twittero simpático, diría, para mayor confunsión de unos y aclaración de otros que la fe de un creyente debe ser asentada y cultivada, evangélicamente prudente y dueña de sí misma; una fe sin libertad ni razón no es humana, como tampoco es “claramente” de Dios. Otra cosa es que la fe sea una locura para el mundo o para tantos, y que responda a una lógica más fuerte que la de la seguridad, similar a la lógica del amor apasionado y del amor agradecido y entregado. Y, a la segunda pregunta, decir que claramente no debemos aceptar cualquier cosa de Dios, ni a la primera, ni a la segunda. Mantengo que Dios no pide nunca cualquier cosa, aunque algunas veces no comprendamos bien sus designios, porque no está en juego nuestra propia vida, sino también la de otros. Mantengo que Dios más que mandar a los hombres “cosas”, se da a sí mismo. O así al menos lo aprendo en la Eucaristía, como fuente y culmen de todo lo de Dios.

Anuncios

5 pensamientos en “Pregunta: ¿Hasta donde ha de llegar la fe de un creyente? ¿Debemos aceptar cualquier cosa si viene de Dios?

  1. Muchas gracias por la respuesta. Desde mi posición de no creyente, me parece muy coherente tu reflexión sobre la fe, cuando señalas que ésta debe ser asentada, cultivada, prudente y dueña de sí misma, y que una fe sin libertad ni razón no es humana, creo que es absolutamente aplicable a la “fe del no creyente”, al menos es lo que yo intento: No optar a no creerme a dios porque sí, sino razonar sobre ello, hacerme (y hacer) preguntas, e intentar (y cito tu entrada del otro día) no ir de robot o radar por la vida…

    Lo dicho, gracias.

  2. me pareció muy buena esta publicación para personas como yo que andamos en busca de un discernimiento vocacional!!!! me aclaro ciertas dudas que tenia en mente!!!! gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s