Tres consejos simples para aquellos que simplemente buscan consejo


La tarea de aconsejar no es cualquier tarea. Aquellos que desean que alguien les pida consejo o bien son sabios y tienen mucho que aportar al mundo, o bien se limitan a un pequeño campo del saber, y dentro del mismo “controlan” del tema, o bien no han recibido nunca una pregunta inquietante e impactante, en la que otra persona siente que se está jugando la vida, o bien se trata de un imprudente. Es sabido que una de las cualidades más importantes de un consejero es la prudencia, más allá incluso de su sabiduría o de su competencia. Se trata de personas que saben de qué hablan y cuándo deben hablar y callar, cómo decir las cosas y en qué grado.

Pero si eres alguien que busca consejo, te aconsejo tres cuestiones:

  1. Primero, que formules bien tu pregunta. Puedes dar a entender algo distinto de lo que andas buscando, puedes despistar tanto como centrar por medio de tus preguntas. Alguien sabio sabrá por dónde vas, pero como es prudente se ceñirá a lo que seas capaz de decir.
  2. Segundo, en línea con lo anterior, busca a alguien sabio a quien preguntar. No a cualquier persona. Si andas inquieto, no te conformes con las respuestas que te mantienen en tu inquietud, y aventúrate a algo más de lo que hasta ahora has encontrado. Aclárate, porque seguramente tendrás alguien sabio a quien preguntar más o menos cerca. Interésate en un cuentro cara a cara con él, donde puedas hablar y podáis dialogar. Así el primer punto tendrá menos puntos débiles.
  3. Tercero, coge el consejo a la vez con pasión y distancia. La decisión, detrás de un buen consejo, seguirá siendo tuya. Un buen consejero te hará más libre y más competente para obrar por ti mismo. En caso contrario, o bien no has encontrado alguien digno de confianza, que probablemente quiera vivir en ti lo que él no ha podido vivir en él mismo, y no sea realmente sabio consiguientemente, o bien serás tú quien está buscando un abrigo cómodo y fácil para escabullirte de tu máxima responsabilidad para contigo mismo, y más que padre querrás encontrar una ley y código que te permita seguir cómodamente instalado en lo de siempre. Y lo de siempre, por lo que ves, no te ha valido.

Por cierto. Si algo de los tres puntos no te sirve, tíralo a la basura. Al final del consejo, más allá de consejeros, sabios, palabras y demás, está tu vida, que es lo verdaderamente importante. Tu vida, tu libertad, tu felicidad, tu encuentro y tu búsqueda.

Anuncios

3 pensamientos en “Tres consejos simples para aquellos que simplemente buscan consejo

  1. YO MIRABA UN PADRE CUANDO SE LE ACERCABA ALGUIEN A PEDIR CONSEJO LE DECIA .. BUSCA LA PALABRA ELLA TE INDICARA… NUNCA ME LE ACERQUE A PEDIR CONSEJO PERO SI HICE LO QUE A OTROS INDICO– BUSCABA LA PALABRA Y HALLABA LA RESPUESTA ,NO BUSQUE NO SOLO PORQUE ESTE PADRE ME ENSEÑO MUCHO.. SINO PORQUE VERDAD UNO ES QUIEN LA TIENE… PERO NO ES MALO PEDIR UNA SEGUNDA OPINION ..PERO A MI ME HA FUNCIONADO ESTA … GRACIAS PADRE.

    • No hablaba de nadie en particular. Cuando cito a alguien (mi característico “una persona”) esta persona lo sabe siempre y se da por aludido directamente. No es tu caso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s