La sencillez no está fuera, está dentro


Cito textualmente a Olga, una amiga que siempre me lleva la contraria al principio. Fue una conversación sostenida, de la cual no me acuerdo, el 3 de diciembre de 2011. Lo sé porque me acabo de encontrar en un libro un post-it con la frase, la genial autora y la fecha. De vez en cuando hago cosas de estas. También de mis alumnos. Y luego, con el tiempo, me llevo sorpresas agradables. Aunque en el contexto se entendería mejor, desprovista de su tiempo y espacio, universalizada y hecha para todos, considero que tiene algo de genial. Y es que, en verdad, muchas de las cuestiones que más preocupan al hombre exterior, al que vive fuera de sí mismo, se solventarían con una pizca de cariño por sí mismo, de recogimiento y de reflexión. En concreto, en relación a la sencillez estimo que esta frase está en lo cierto.

Lo que para algunos resulta una cualidad suya, innata y recibida, en otras personas se convierte en un verdadero esfuerzo por caminar. La sencillez exige esfuerzo (Prov 10,9). ¿Quién dijo que esto de la sencillez fuera siempre fácil? Con la de información que recibimos, con la de encuentros que propiciamos. Nada de eso. Mantenerse en la sencillez, ser fiel a ella requiere mucha disciplina y sobriedad. Es un lujo en los tiempos que corren, donde todos piensan de todo y hablan de todo.

  1. Son capaces de valorar la sencillez externa y en otros. Para los más recargados interiormente, los que más acumulan, probablemente todo eso quede en pobreza, en precariedad, en insuficiencia. Pero los sencillos aceptan la sencillez de las circunstancias y de la vida, no necesitan mucho más, y además son más felices, más entusiastas, y se dejan sorprender con más facilidad. Es propio de una persona sencilla mirar con sencillez, y esto me parece que debería entrar dentro de lo sublimemente humano.
  2. Respecto al pensamiento ocurre tres cuartas de lo mismo. El sencillo ordena con mayor facilidad esto, aquello y lo de más allá. Quienes tienen sin embargo un interior complejo, enrevesado y obtuso todo lo vislumbran desde su propia confusión interior. De donde no hay, no se puede sacar. Y reinará entonces en todo la confusión. Basta que digan una palabra los sencillos y se hará la luz, pero cuando hablan los complejos y confusos volvemos al toju baboju del inicio de la creación, cuando todo era caos y desorden.
  3. Afectivamente ocurre lo mismo, exactamente igual. En las relaciones, se alejan de las dobles intenciones. Se prefiere una buena pregunta a una mala interpretación. Calasanz hablaba, como muchos otros, de la necesidad de cultivar la rectitud interior, no dejarse liar por las circunstancias y poner las miras en lo importante, de ajustar las palabras a lo conocido y no dar pasos en falso. Hay algo en la sencillez que tiene mucho que ver con la prudencia y las limitaciones humanas, no sólo con su respeto sino con su aprecio y estima.
  4. Da sin esperar nada a cambio. Y recibe en la misma lógica, sin pensar en devolverlo. Y en los tiempos que corren, ojalá se cultivase más este intercambio. Más directo y según lo necesario, que apoyado en cálculos matemáticos y cuentas que pesan y sobrepesan pros y contras.

Es para pensar. Hoy estoy de acuerdo con Olga. Visto lo visto, y conocidas las complejidades del mundo y sus confusiones, que son muchas, alguien sencillo tiene que empezar a poner luz. ¿Alguien con sencillez de corazón, nobleza y rectitud? Yo conozco uno de quien sé que nos podemos fiar.

Anuncios

2 pensamientos en “La sencillez no está fuera, está dentro

  1. Pingback: La sencillez no está fuera, está dentro | Preguntarse y buscar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s