Estadísticas del mundo


9 de cada 10 personas viven por debajo de los umbrales de la pobreza. 1.000 millones (lee bien) están desnutridos, frente a los 2.000 millones que tienen sobrepeso. Sabemos además que la mitad de la población no come algo cada día, es decir, que sólo la mitad como al menos una vez al día. 8 millones de niños viven sin padres, son huérfanos a causa del sida, y esto es sólo en África. La mortalidad infantil se reduce en el mundo más de un tercio en una década, y aún así seguimos respetando la escalofriante cifra de 40.ooo niños muertos al día por causas evitables. 1 de cada 5 habitantes del planeta no tiene agua potable accesible, por lo que al año 5 millones de personas mueren a causa de enfermedades relacionadas con ella, bien por escasez, bien por contaminación. 40 millones de abortos, frente a los 2 millones de mujeres mueren durante el parto. 1 de cada 4 personas del mundo no saben leer, lo que posibilita que sean engañadas varias veces a lo largo de toda su vida. Menos de la mitad del mundo tiene acceso a la educación. Casi la misma proporción tiene restricciones de luz eléctrica. Existen 40 países bajo régimen dictatorial, que supone un 25% aproximado de la población mundial.

Hanna Arendt me enseñó, o en ella aprendí por primera vez, que la matematización de la realidad no transformará el mundo en absoluto. Las cifras de arriba son todas inventadas. Porque lo que interesa, más allá de las estadísticas son las personas. ¿O no? Me pregunto, sinceramente, de qué le sirve al mundo, una vez que sabe que hay tantas y tantas injusticias y desigualdades, y pobreza y enfermedad, el número que las acompaña. ¿Acaso medirlas convierte las realidades en un escándalo mayor? Me pregunto por qué ciertas tragedias se comparan entre sí, como compitiendo entre sí; en las que unos tienen más peso, según parece, que otros. Ojalá no tuviéramos que hablar de ninguna de las realidades que describo, porque lo escandaloso no son los números, sino las personas que las sufren. Imagino, en cualquier caso, que si la humanidad se pusiera de acuerdo en un 20% para hacer algo que transforme nuestro mundo, todo esto cambiaría. Imagino, sólo imagino, que si 1 de cada 10 personas saliesen mañana de su casa dispuestos a vivir de forma diferente, su entusiasmo se contagiaría multiplicando su efecto. Pero bueno, esto son sólo imaginaciones. Ya digo que no creo en las estadísticas.

Anuncios

Un pensamiento en “Estadísticas del mundo

  1. Gracias por este post. Coincido absolutamente en todo. Las estadísticas no tienen mucho que decir, nada que aportar, si no nos hacen dar un paso a vivir de un modo diferente. No me gustan ni las estadísticas, ni las grillas llenas de análisis, ni cuadros que grafican el dolor o la necesidad de la gente. Ojalá nos escandalizaran de tal modo ciertas situaciones que nos sintiéramos conmovidos y movidos a vivir distinto…
    En mi contexto cotidiano, vivo a diario algo de esto: quienes priorizan porcentajes y estadísticas frente a una realidad que parece no los “toca” de cerca. Siento mucha identificación con esto escrito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s