Aprender a discutir


En el mundo moderno hay que saber de todo. Incluso hay que ser buenos discutiendo, que según el diccionario de la RAE no es cualquier cosa, aunque recoge sólo dos denotaciones. Por un lado puede referirse a “examinar atentamente un tema”. Por otro, “contener y alegar razones contra el parecer de alguien.” Tanto en el primero como el segundo, la acción no puede realizarse individualmente ni solo. Si alguien puede discutir contra sí mismo algo debería visitar urgetemente a un especialista en la materia, ponerse en buenas manos, y seguir a rajatabla el tratamiento indicado.

Creo que la mayor parte de la gente diría que la diferencia que hay entre ambas es esta: en la primera, los participantes en la discusión tratan un tema, y establecen un punto en común, mirando en la misma dirección y con interés por todos; en la segunda, sin embargo, aparecen posturas encontradas, por lo que podemos suponer que no atienden a lo mismo. Algo en lo que personalmente estaría en desacuerdo, o pienso que no tiene que ser necesariamente así. Porque puede existir discusión y enfrentamiento de razones en personas que miran en la misma dirección. O mejor aún, la mejor discusión posible es la de aquellos que están preocupados por lo mismo, como la Verdad, el Bien, la Justicia. Palabras que escribo en mayúsculas para realzarlas y darles fuerza. De hecho, creo que el verdadero problema de nuestro mundo se encuentra precisamente ahí, en comprender que las discusiones provocan separación, división y diferencias, en lugar de unir en las búsquedas y en los planteamientos. Y con esto un deseo, de cara a renovar la forma en la que se discuten las cosas -sobre todo en público, en asuntos que afectan a todos, o en privado, en temas personales y que nos afectan como tales-: no dejarse llevar por el modo de discusión que causa enfrentamiento y conflicto.

De todos modos, como lo anterior sólo es un deseo, doy tres claves para una buena discusión:

  1. Comprender las razones del otro en profundidad. Quizá así se puedan superar malentendidos. Y de igual modo coger con pinzas las palabras que se escuchan. Porque la mayor parte de personas, cuando hablan, no utilizan tecnicismos. Mucho menos en las conversaciones usuales. A este respecto decir que lo excelente por tanto es preguntar antes de discutir, informarse antes de criticar, y acoger antes que rechazar. Quizá estos tres movimientos produzcan, como mínimo, una relación y respeto intenso y mutuo que a la hora de mostrar pareceres contrarios nos haga ver que las razones no son todo en la vida, y no se ponen habitualmente por encima de las personas. En este conocimiento y examen del otro tendremos la brillante oportunidad de escuchar lo que no conocemos, y de descubrir que toda razón no es razón científica e intelectual, y que no puede ser de este modo.
  2. Comprender las propias razones. Esas que según el diccionario, se tienen “contra el parecer de alguien”. No es serio no haber revisado lo que uno piensa, con gran radicalidad, o decir lo primero que se viene a la cabeza en un momento determinado. No se trataría entonces de una discusión, sino de otra cosa mucho más vulgar, dejando la conversación a la altura del bigote. Si nos atenemos a razones, con un cierto carácter de objetividad (que dicho sea de paso, no tienen que ser despersonalizadas, ni desentimentalizadas, ni desconcretizadas), examinadas por nosotros mismos previamente, podemos llegar a la conversación con otros de modo mucho menos pretencioso. Porque reconocermos que la mayor parte de las veces sólo disponemos de opiniones. Que siendo las nuestras, con todo el valor que eso tiene, no dejan de serlo. El grado de verdad siempre es recibido, y confirmado por otros. Y en la verdad los sabios se unen.
  3. Participar sólo en la medida en que el interés sea, para todos, encontrar la Verdad, el Bien, la Justicia. El resto de discusiones -como muchas veces muestran los políticos- son pantomimas que no conducen a nada, donde ponerse en contra, criticar, juzgar o desprestigiar está revestido de otros intereses. Incluso en la vida diaria, para superar esos momentos en los que no se trata de una verdadera discusión, sino palabras que nacen de un mal día o de una ofensa, deberíamos desarrollar otro tipo de estrategias mejores. Esta participación activa, de este modo concreto, y con este horizonte, es responsabilidad de cada uno. En otras discusiones creo que no merece la pena ni siquiera entrar “a discutir”, aunque quizá sí a valorar y escuchar a otros. Para alcanzar este punto maduro de una discusión dirigida en la misma línea y con un mismo objetivo, son necesarios los dos puntos anteriores. O al menos eso creo. Y además añadir una diferencia, dentro de uno mismo, respecto a la Verdad, el Bien y la Justicia, que se defienden por sí mismas cuando hay interés por buscarlas.

Creo que el orden en el que tendría que haber escrito los puntos es precisamente el contrario. Pero lo dejo así, para quienes lleguen al final del post.

(Añadido final, que se me olvidó al publicarlo: Este post es enteramente discutible, y estoy abierto a cambiarlo; no puede ser de otro modo.)

Anuncios

3 pensamientos en “Aprender a discutir

  1. Reflexión, reflexión, silencio, unidad interior, búsqueda sincera de la Verdad con verdad, y después, mucho después…atreverse a hablar con respeto, con “asombro” descalzos de un yo enaltecido, descalzos ante el misterio del otro que le lleva a conclusiones, en ocasiones, diversas a las nuestras, y termino como empecé: Silencio,silencio, silencio para acallar las fieras de dentro y poder vaciarnos de lo que nos estorba a fin de dar la posibilidad de ser porosos con la realidad del otro

  2. Pingback: Aprender a discutir | Preguntarse y buscar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s