4 peligros del idealismo


Quien me conozca un poco sabrá que soy un idealista, a la vez que bastante práctico. No renuncio a los ideales. Quienes lo hacen, empequeñecen sus vidas, y pierden gran parte de la grandeza de la humanidad, que es aspirar a lo mejor, a algo más continuamente, y a sufrir el deseo y la continua inconformidad. Los ideales generan peregrinos, y en este mundo estamos indefiniblemente de paso. Algo que no nos hace “de menos”, sino que provoca asombro y esperanza. Pero los idealismos, tomados por sí solos, aislados e idolatrizados, están cargados de peligros.

Pienso este post a propósito de una conversación con un joven que está esperando el romance y el amor perfecto de su vida. Y que, continuamente se queja de no encontrar lo que aspira. De paso, mientras aguarda que llegue, también reconoce que se dedica incomprensiblemente a “otras cosas”. Para él especialmente, aunque también para muchos otros, va dirigido este post, con sus cuatro peligros. No sólo en relación al amor, también a la vocación personal, al trabajo, a la transformación del mundo… Espero que te haga pensar, aunque ya hablamos ayer un rato sobre el asunto:

  1. El primero de ellos, que sepas que tener ideales es cansado, un tanto agotador. Da consistencia a los actos, los profundiza y dota de sentido, los hace más valiosos y enriquecidos. Pero todo eso significa que la vida “pesa más”, adquiere densidad, ya nada es puramente “relativo a la nada”, sino que mantiene una vinculación con algo que porta algo de lo absoluto.
  2. El segundo, que tengas presente que lo ideal confronta continuamente la realidad. Y establece puentes con ella. Sueña posiblidades, novedades y diferencias. Se trata de una especie de continuo juego, en el que habitualmente siempre pierde uno de los lados: lo real. Así que, ¡ojo con alejarte demasiado de ella! Porque si la dinámica del ideal nace en la realidad y tiende a su transformación, conviene no perder su retroalimentación. Sin desesperarse, sin desesperanzarse, comprometiéndose duramente con ella, dispuesto a sufrir. Aunque, dentro de este punto, te recomiendo que no “taches todo de negativo”, porque a los idealistas se les acusa de estar siempre presentes delante de la insuficiencia de la realidad y ser incapaces de disfrutar nada en ella. Si la realidad no es perfecta, y lo sabemos, conviene tener presente que más vale pájaro en mano que ciento volando.
  3. El tercero, que estés pendiente de la conexión entre el idealismo y el pesimismo, y la depresión y la melancolía. Los referentes de esta situación que tenemos en la historia de la humanidad son sobreabundantes. Aprende de ellos antes de entrar en un bucle capaz de devorarlo todo, y de tragarse a su paso a cualquiera que se ponga delante. Una vez en el mundo de Yuppi (no de las ideas, sino otro más edulcorado e falso, que no es humano) no hay puerta fácil para escapar de sus garras. Atrapado en él, verás que no es tan bonito como te lo pintabas.
  4. Por último, no aguardes inúltilmente esperando que se cumplan sin apostar fuerte por conseguirlos. Si renuncias en tu vida práctica y concreta a ellos, tú mismo estás haciendo inútiles e inservibles lo que te predicas a ti mismo con el pensamiento. No podrás llegar a la perfección, ¡cierto! Pero no renuncies ni a la dirección, ni al horizonte, ni a lo que proyectan. Da pasos en ese sentido, con firmeza y decisión. Habrás, al menos, validado por la experiencia si merecen tanto la pena como piensas en tu imaginación. Y esto último es muy importante, porque en el ideal y la perfección humana, en su búsqueda real, ninguna persona está sola.

Anuncios

5 pensamientos en “4 peligros del idealismo

  1. Pingback: 4 peligros del idealismo | Preguntarse y buscar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s