Ver “Los juegos del hambre”


Crueles y despiadados. Competitivos asesinos que luchan por darse mutuamente muerte en unos juegos planificados dentro de un mundo dividido en sectores ricos y pobres. Estos jóvenes que posan sonrientes en la foto son los protagonistas encargados de llevar a la pantalla el libro escrito por la norteamericana Suzanne Collins. Ni lo he leído, ni lo leeré probablemente. Así que me limito a comentar la película.

Por un lado, presentan un mundo escandalosamente parecido al nuestro. Dividido por la riqueza, donde los poderosos viven cómodamente, mientras otros les abastecen de todo lo necesario. En este mundo creado por Collins, una voz de ultratumba explica una versión depauperada de un conflicto primigenio de clases como también aparece en El Señor de los Anillos. De aquel pecado de división, esta situación y la “necesidad” de ofrecer anualmente un motivo para no olvidar aquello, tener siempre presente la sumisión. Y así, ingeniosamente, se les ocurre convocar “Los juegos del hambre”, en los que un joven y una joven de cada sector, elegidos al azar, lucharán a muerte entre sí. Batalla que es retransmitida y manejada al igual que los Reality Show de nuestras pequeñas pantallas.

Lo dicho. Demasiadas coincidencias.

Lo peor de todo sigue siendo el final. Aquí no hay buenos contra malos, que “justifique” un final feliz en la victoria del bien. Sigue siendo, pese a que lo hayamos olvidado, la injusta lucha entre inocentes condenados a matar para vivir, cómplices y competitivos por el capricho de unos pocos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s