Atención y admiración – Miniidea


Se atiende mejor, mucho mejor, infinitamente mejor, aquello que se admira. La admiración no nace exclusivamente de la atención entonces, sino que viene después. Algunas veces por el interés, o por el miedo también surge esta actitud tan especial que nos ayuda a estar centrados absolutamente y descentrados casi por completo. Pero la admiración da lugar a una forma de atención especial, la que nace del amor, la que comprende y acoge, la que mira y escucha no sólo con las facultades de la inteligencia sino también con el interior de la persona, con su corazón y con su humanidad, como rendidas y puestas al servicio de la máxima acogida. Con esta disposición no se examina un cuadro, ni se estudia un amanecer, sino que se permanece boquiabierto como queriendo engullir cuanto llega a nosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s