Rezar con los ojos abiertos – Miniidea


Me ha encantado el artículo de Bruno Frangelli. Cierra con la propuesta, que él mismo reconoce no novedosa, de rezar con los ojos abiertos. Puede no ser “nueva” en tanto que históricamente se ha desarrollado, y puede también traer novedad a muchos de los que, como yo por ejemplo, estamos acostumbrados a orar con los ojos cerrados. Algo físico, no emocional, no espiritual. Evidentemente, en el artículo “abrir” o “cerrar” son metáforas, formas de hablar de esa actitud ante la vida, como “conexión” o “desconexión”. Aquí sí que encontramos una diferencia sustancial: ¿Rezar aisladamente? ¿Orar en comunión? ¿Abrir la Iglesia, la capilla, o cerrar la Iglesia, la puerta de casa?

Hace un tiempo que no escucho hablar de “periódicos para preparar homilías”. Tampoco de series, de películas. Quizá porque éstas no son tan “serias” como las anteriores. ¿Por qué no llevar a la capilla alguna imagen diferente, junto a la Cruz que nos reconcilia, junto a María que nos acoge, junto a la Palabra abierta al mundo? Hoy la llevo conmigo, incluso físicamente. La pondré en el Libro. Puede ser que alguno piense que “no es necesario”, que “servirá de distracción”. Y estoy en parte de acuerdo. Sin duda llevamos imágenes de sobra en nosotros, a poco que hayamos hecho hoy en el mundo y entre la gente, pero una imagen, sólo una, con la dispersión a la que estamos acostumbrados… ¡vaya si centra!

Y quiero terminar como empieza el Libro: “Y vio Dios que era bueno”. ¡Renueva, Señor, nuestra mirada!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s