Motivos para escribir en verano


El verano, con sus vacaciones, nos ofrece habitualmente más tiempo de lo que permite nuestra vida cotidiana con sus cotidianos afanes. En ese caso, puede que más de uno le sienta atraído por esto de los blogs, y abra uno para comenzar su andadura. Siendo así, recomiendo wordpress, y trastear un rato después de consultar algún que otro foro al respecto y poder conectarlo con las redes sociales. ¡Fundamental! Empezará todo. Y quedará lo mejor: encontrar de qué se quiere hablar y cómo. Aquí es donde entra el discernimiento sobre las propias motivaciones. Para eso está el verano. Si la idea de base está clara, un blog específico. En caso contrario, optar por lo genérico no está nada mal.

¿Por qué en verano?

  1. Se despiertan ciertas inquietudes dormidas. O aparecen en sueños. Viene a ser lo mismo. Porque los sueños tienen un punto en el que despiertan personas a partir de experiencias.
  2. Se produce un efecto reflexivo, de recapitulación de lo vivido y de proyección de futuro. Por este motivo los primeros días se pasan con holgura y con una sensación amplia de libertad, como tomando perspectiva. Al síndrome post-vacacional le corresponde necesariamente el síndrome post-laboral. No sé si existe, pero me encuentro mucha gente hablando de su trabajo los primeros días de sus vacaciones.
  3. Se dispone de una mayor capacidad para equivocarse. Las vacaciones no disponen de la misma exigencia que el ámbito laboral. Aunque sean muy rigurosas, nos gusten los planes principales junto a los alternativos.
  4. Se está con aquellos que forman parte de la propia vida, con los que conforman las relaciones clave de nuestra existencia. Nos encontramos conectados, y volvemos a encontrarnos con muchos de ellos. Todo esto da mucho que pensar.
  5. Se despierta una mayor intensidad en los minutos de los que disponemos. Los mismos minutos, que pasan igual de rápido o lento que en lo cotidiano. Pero todo resulta más especial. Quizá porque no se calculan de la misma manera. ¡Merece la pena contar esto!
  6. Se puede inventar, crear, desarrollar, idealizar, romantizar. Aquí surge el impulso por lo bello, por lo encantador, por lo sublime, por lo especial y espectacular. En los más pasivos y en los más parados. No creo que haya que explicar demasiado esto. Ni a quienes durante estos días se visten de atrevidos y encantadores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s