Cuidado con las previsiones – Miniidea


Forma parte de lo humano, específicamente humano, la capacidad de anticiparse a lo que llegará. Con más o menos antelación. Y al mismo tiempo, perseguir objetivos, diseñar planes. Son las dos caras de la misma moneda: el futuro que viene hacia mí, y la persona que va lanzada al futuro. Detener esta tensión es directamente imposible. Lo humano se vive más allá del presente. Algunas de estas previsiones son, por otro lado, estrictamente perversiones, cálculos inapropiados o rémoras de una condición que no es la nuestra. Por ejemplo, esperar y desear lo inesperado e imposible (sea de la realidad entendida como cosas, o sea de otras personas). Pero este es un ejemplo entre otros muchos. Del otro lado, por ejemplo, situaría la actitud de aquellos que permanecen ciegos, sin querer ver lo que sobreviene inevitablemente, lo que sucederá. Sea como sea, la prudencia exige pensar que el tiempo no es infinito, y, por tanto, no conviene dar prioridad al “dejar que sucedan” por encima del “trabajar para que acontezcan”. A la primera le corresponde una verdad pasiva que se recibe, a la segunda una verdad posible que está en tus manos que suceda. En ocasiones, para asombro de muchos que lo consideran imposible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s