Ver “El jovencito Frankestein”


El argumento de esta película en ByN proyectada en los años ’70 se resume rápidamente: una parodia de Frankestein, a través de la vida del nieto. A mi entender, no tiene mucho más. Ahí lo dejo.

La gradeza de esta película, como la mayor parte de las obras de humor, está en los “puntos”, “giros”, “juegos” que se van sucediendo. A unos les hacen más gracia unos, a otros otros. Y de vez en cuando todos los espectadores ríen a la vez y comentan juntos. ¡Así es el humor! ¡Tan necesario para unir, y diversificar personas! En cualquier caso, ¡deberíamos reírnos más!

Considero que la segunda vez que se ve, esta película gana. Es como si fueses riéndote con el director, sentado junto a su silla de dirigir películas, sabiendo lo que va a suceder, captando las imágenes de otra manera, y entendiendo lo que no “cogiste” a la primera. Insisto de nuevo, ¡así es el humor! Que a veces te despista, otras te centra. En cualquier caso, siempre recrea y, si es buen humor, también reconcilia. Esta forma de ver cine, alejándote de lo cotidiano algunas veces, y hay que decirlo, cae en lo soez, redundante y malicioso. Parece que los temas tabú de la época se mantienen y siguen provocando risas, con palabras cultas a las que poco acostumbrados andamos frecuentemente, curando alguna que otra herida de la historia. Ayudan, dicho sea de paso, a no dejarlos en el baúl de los recuerdos para siempre como si no existieran en sociedad, y a no tratarlos de cualquier manera, ni a desprotegerlos de su capacidad y recursos. Por mucho que se trivialicen, haciendo recuento rápido en la película, lo que hace gracia en el cine suelen ser cuestiones radicales de la persona. Estén o no escondidas, tengan o no tengan una superficialidad visible y dialogable. Llegan a lo íntimo de las personas. Y pueden transformarlas.

Después de ver la película, si los espectadores soportan su humor, lo suyo sería pasar a considerarse contertulios. Entonces comentar durante unos minutos qué les ha parecido. No más de cincuentaynuevesegundos cada uno. Para no cansar. Y dar paso a otras cosas más interesantes que prolonguen de verdad la comunión.

Anuncios

3 pensamientos en “Ver “El jovencito Frankestein”

  1. Primero te ríes con otros, disfrutando de la película. Después das paso a “otras cosas más interesantes” como seguir riéndose, poner humor y amor a la vida. Ver esta peli es de las “cosas más interesantes” que se pueda hacer en grupo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s