Dejarse querer – Miniidea


Con más frecuencia encuentro personas a las que les cuesta más dejarse querer que querer. Paradójico, pero cierto. Aparentan tener más de lo que tienen, poder dar más de lo que disponen, escuchar más a otros que a sí mismos, saber más de lo que se “aplican” a sí mismos. ¡Paradójico! En definitiva, que sin dejarse querer terminan por no querer de verdad, con amor sincero a otros. Es el modo que tienen de quererse a sí mismos, diría yo. Estimo que querer por lo tanto es más fácil incluso que dejarse querer. La compasión y la búsqueda del otro tienen algo de natural, al menos de connatural en nuestras sociedades modernas y desarrolladas. Conservamos el acento moral por lo bueno en este sentido. Le falta, de todos modos, resosrtes y fundamentos sólidos, haber pasado un tiempo amplio en las sendas del propio conocimiento, de los intentos de “acción humana” en el más puro sentido de la palabra, de compañía sinceramente educativa, de reconocimiento de los propios deseos, búsquedas, ansias, de la grandeza que llevamos dentro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s