Ver “Memorias de una Geisha”


Estas son otra clase de memorias. No son las memorias de una emperatriz, ni de una reina. Sino de una medio esposa, la esposa del anochecer, tratada con amabilidad y educada en rigor. Memorias de una vida que ha sido escuchada en oración, que susurró su primer gran deseo al abrigo de un puente, conservándolo hasta que la memoria ya no tenía razón de ser, ni motivo para ser única. Entonces, y sólo entonces, pudo la memoria hacerse pública y transformarse en libro y película que nada, o muy poco, tiene que ver con el resto de los mortales del siglo en el que fue estrenada en la gran pantalla. No encanta mirar, por otro lado y hacia otros lados, las vidas existosas de los demás, nacidas en la miseria, creadas con tesón y celebradas sin soledad. La cuestión sigue siendo si estamos dispuestos a sacrificios menores cuando nacemos de otro modo, crecemos sin tanta debilidad como la que protestamos, y celebramos algo común.

¡Cuánto me alegra que hayan desaparecido las geishas! Que ya no existan esta categoría para mujeres encerradas en su destino de por vida. Y cuánto me gustaría que desapareciera definitivamente la prostitución, el uso de las personas, el comercio de vidas enteras o parte de vidas. ¡Cuánto me gustaría! En la película, creo que veladamente, se dejan entrever historias preciosas, y se reviste todo de una hermosura desigualmente desproporcionada a la injusticia que existe. Lo siento mucho, pero creo que la película debe ser considerada un homenaje justificativo, una poesía embellecedora. Y también debería suscitar un deseo de libertad mayor, de justicia mayor de la que representa. Ambas cosas unidas, sin quedarse en el engaño de la trama, porque lo que refleja es excesivamente escandaloso y duro. Miremos al pasado descubriendo personas, pero construyamos sociedades con criterios renovados en atención, precisamente, a los más débiles, también humanos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s