Ver “El gran dictador”


Este hombre es un verdadero genio. Pero lo que pretendía llevar a cabo no se puede hacer solo. Con su imagen, prestigio y arte consiguió cautivar al mundo entero y rendirlo a sus pies, nacido en humildad y en la precariedad. Y todos los deprimidos y desesperanzados colaboraron, de este modo, a luchar contra una humanidad decadente a través de la fuerza y del humor más excelsos. Por cierto, que lo dicho hasta ahora no lo afirmo del personaje que se esconde detrás de una miserable ropa, sino del escritor, director y actor protagonista. Hablaba de la genialidad de Charlie Chaplin.

Me parece ridículo, entre el amor que rezuma la cinta, la sabiduría alejada de los consejeros, y el odio y estupidez de los palacios construidos, hacer síntesis de la película a través de un mísero traje, de la sola imagen de una humanidad común e idéntica bajo distintos ropajes. Pero creo que puede decirse, con sencillez, que todo es esto, al igual que los dos discursos sirven de marco. Y puede decirse con una sonrisa, porque si no te ríes a su paso por la pantalla has sido sometido a la tristeza de la vida y la incomprensión lógica del escepticismo. Sin duda, me quedo con el último, con el final apoteósico, con la aclamación victoriosa de la unidad de todos por el triunfo de la democracia, con la afirmación apasionante de un mundo en el que todos tenemos un lugar, pero mucho más aún, “nuestro lugar propio”, el cual, nunca tratará de ser emperador de otros más que dueño de sí mismo.

Por cierto, me quedo con las palabras que continúan la archiconocida arenga final, cara a cara con la joven que ama, y en las que se cumple lo dicho hasta el momento. El único pero que le pongo a este momento es que está desprovisto del humor continuo de sus dos horas de duración.

Anuncios

2 pensamientos en “Ver “El gran dictador”

  1. ¡Genial! En la entrada principal del blog, donde tienes la opción e leer el primer párrafo o de proseguir con el post, aparecen dos fotos: la de Chaplin caracterizado como Hitler y la del autor del blog. Cito el comienzo del texto: “Este hombre es un verdadero genio”. Y como están las dos fotos, no se sabe a quién atribuir el sintagma “este hombre”.
    Jose Fernando, a esto se le llama propaganda subliminal; es un truco burdo para lectores de nuestro nivel.
    Por lo demás, la crítica me ha gustado.

    • Un poco de intriga hasta el final del primer párrafo. Un poco de intriga. Que cada uno se deje llevar por su imaginación. Dicho sea de paso, prefiero que piensen que digo que soy un genio a que lo estoy afirmando de Hitler. Preocupante sería que no reconociésemos, de todos modos, que Chaplin lo es. Esta película es genial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s