Ver “El árbol de la vida”


Recuerdo exactamente lo que dije nada más salir del cine. Y, dada mi memoria, no tiene otra explicación que la película misma y la huella que deja: “No tendría que haber venido una tarde de martes cualquiera.” El ritmo lleva una cadencia tan pausada, los diálogos y la trama se esconden de tal modo al espectador, que en diversos momentos se parece más a un documental de fotografía o a una poesía en imágenes que a una película de cine. Al llegar a casa aquella noche también recuerdo que no pude hacer otra cosa que buscar críticas de cine, para saber qué decían los expertos. Conclusión que saqué: el señor director, Terrence Malick, puede hacer ya lo que le plazca porque no se debe al público sino a sus propias inquietudes y arte creativo. Su majestuosa abarca el tiempo desde la eternidad de la que surge el universo hasta la vida que aproximará al hombre a su originalidad primera. Es decir, todo el tiempo. Y no miento. De hecho, sientes durante la proyección que van sucediéndose los acontecimientos que te empujan irremediablemente a cruzar la puerta de lo definitivo.

Me impresionó la forma de narrar la creación. La música de fondo, ya conocida entonces, del Lacrimosa de Preisner. Me sobrecogió. De verdad. Mucho más no puedo decir de ese momento. Ojos como platos, corazón ardiendo. Con los pelos de punta viendo en pantalla grande, como si alguna vez un hombre pudiera ser espectador de semejante espectáculo divino.

La historia de sufrimiento, que se anunciaba desde el inicio con ciertas Palabras, no deja indiferente tampoco a nadie. Paternidad y filiación en tensión, obediencia y amor en juego permanente, sin dar lugar a tiempos vacíos. Los abrazos dejaban de ser importantes al lado de la agresividad incompetente de un mal educador, a su vez herido. La humanidad representada carece de universalidad, a mi entender. La visión que ofrece este director, que como he dicho puede hacer lo que quiera porque la gente seguirá yendo al cine, tiene un sesgo excesivamente negativo, marcado por el dolor, y muy alejado de la hermosura, nunca escondida del todo, de los inicios.

El final, no lo cuento, por no molestar a nadie. Sólo apuntar que se esperaba, por mi parte al menos, algo mucho más apoteósico, como fue al principio. Pero no digo más. Que esto todavía tengo que vivirlo.

Anuncios

Un pensamiento en “Ver “El árbol de la vida”

  1. Yo exactamente pense lo mismo…no es una peli para ir a er con tu novia un sabado por la tarde…es mas bien una pelicuka para pensar antes de dormir…Como bien dices lo visual agrada y mas con la banda sonora…pero para mi gusto es una síntesis banal de pensamientos “profundos”, muy bien expresados, eso si jaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s