Criterios para la programación educativa 2.0


Soy de esos profesores a los que les gustaría tener todo claro y definido desde el inicio del curso. Paso a paso, actividad tras actividad, y completar y mejorar flexiblemente a lo largo de las sesiones. No es la primera vez que me enfrento a nuevas asignaturas, y reconozco que se me plantean siempre las mismas dudas. Disfruto la innovación, me gusta aprender de lo propio y de otros, y ando siempre inquieto. Y para los que estamos dentro de este perfil las Nuevas Tecnologías nos aportan un mundo nuevo que explorar y que pensar.

Escuetamente me planteo los criterios clave para una buena programación, y su eco en las nuevas tecnologías. La aportación de estas sobre la educación supone una revolución que todavía no somos capaces a vislumbrar. No creo que las TIC por sí solas aporten absolutamente nada a la educación, y en aquellos profesores que se sienten inseguros y que mantienen su miedo y distancia son un verdadero problema, un retraso incluso en su forma de enseñar y educar por la presión a la que se ven sometidos. También para ellos es este post, para que intenten lanzarse y disfrutar practicando.

  1. La educación es cuestión del “directo”, de la “relación”. Por lo tanto, el resto de elementos se pueden considerar como herramientas. Escoger las mejores ayuda. Cada uno tendrá que valorar cuáles son. Un buen blog de partida, con archivos de diferente carácter, intercalando textos, vídeos e imágenes puede ser una gran aportación. El que esté más suelto en este campo, y quiera dinamizar más, puede establecer un grupo en Facebook, una lista en Twitter o un círculo en Google+.
  2. Claridad en los objetivos. Es decir, sus objetivos y criterios de evaluación. Puntuar y ponderar los objetivos es muy útil. Tener clara la evolución del alumno también. Aplicaciones wiki en forma wiki, donde esté claro qué es aquello que se pedirá a los alumnos, tanto personal como en grupo, sería importante. Al mismo tiempo se puede programar para ir viendo la evolución de cada uno. Sería peligroso dejarlo abierto, evidentemente. Pero hay aplicaciones que permiten la consulta sin más. No quiero hacer propaganda de nada, pero en nuestro colegio uno de los módulos presenta esta posibilidad. A través de GoogleDocs también hay más de una herramienta.
  3. Evaluación adecuada a lo que se pretende alcanzar. Ayuda saber qué se va a hacer en cada unidad y cómo. Tanto a profesor como al alumno. Una buena programación puede hacerse simplemente a través de un papel que se pincha en el corcho. Para mí, un calendario compartido con los alumnos a través de la web me resultaría igualmente práctico. Y más si ellos mismos pueden hacer algún tipo de aportación y comentario. ¿Pones los exámenes al final o al principio de lo programado? ¿Saben tus alumnos cómo les vas a evaluar con claridad? ¿Conocen durante la evaluación cómo les va? ¿Tienen oportunidad de expresarse y comentar contigo sus cambios? ¿Dónde quedan registrados esos cambios?
  4. Metodologías que permitan hacer realidad lo planificado. Las metodologías más efectivas son las más claras y sencillas. Algo tiene el principio de pobreza que ayuda a lo más humano y también al conocimiento más rápido, a la mejora de las habilidades sociales y al desarrollo personal. No es una afirmación dogmática, sólo una opinión general, probablemente muy matizable. La relación en clase no se debe perder, la interacción y ayuda, el aprendizaje cooperativo, la cercanía entre los alumnos… Sin duda hay modos en los que los alumnos pueden continuar fuera del aula trabajando juntos. Las redes sociales potencian estos vínculos. ¿Cómo hacerlos educativos? ¿Facebook, Tuenti, Red propia? La reunión entre profesores, para la coordinación horizontal y vertical es imprescindible. Sin embargo, para el seguimiento de lo programado nos puede venir bien un sencillo Doc compartido, donde anotar impresiones o cambios que se van haciendo.
  5. Gran cantidad de ideas de las buenas. Hoy ya no es problema ni de ideas, ni de exclusividades. La red permite establecer un seguimiento de lo mejor a través de RRS o hashtags en Twitter. Las buenas ideas nos persiguen. Y estar en contacto con ellas es de lo mejor de la red. Ahora bien, una idea es una responsabilidad, y tras ella hay que trabajar duro la mayor parte de las veces. A mayor innovación, mayor esfuerzo al inicio. Los alumnos van a clase “a lo de siempre”, o al menos la gran mayoría. La novedad les resulta atractiva durante un tiempo.
  6. El sujeto de la programación es el departamento/seminario y claustro. Lo decimos muchas veces, no terminamos de creerlo. El proyecto de centro es tan fundamental como las buenas programaciones por áreas, y éstas deben referirse a aquel proyecto marco que está puesto como horizonte de toda actividad docente y discente. De otra manera no tendría sentido, quedaríamos aislados en nuestras propuestas y sólo alcanzaría un par de cosas al año. El correo electrónico y los tablones comunes ayudan a las programaciones conjuntas de forma clara. El correo electrónico como vinculación después del encuentro, para que todos dispongan de la misma información almacenada de manera clara, según sus propios criterios. El día que los profesores tomen decisiones por el chat, habremos perdido claramente el norte.
  7. Flexibilidad y atención personal. De lo más importante de todo lo dicho es que cada uno busque sus formas y modos para la mayor competencia.
Anuncios

Un pensamiento en “Criterios para la programación educativa 2.0

  1. Pingback: Criterios para la programación educativa 2.0 | Educación a Distancia (EaD) | Scoop.it

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s